Carta a Asensio: Nos ha decepcionado

En primer lugar queremos agradecerle el tiempo que dedicó a escuchar las preocupaciones de sus trabajadores en la reunión mantenida el pasado día 13 de febrero. Como pudo comprobar usted mismo, la inquietud y sensibilidad de la plantilla ante la pretensión de la dirección de aplicar rebajas acumuladas que superan el 20% ha llegado a niveles máximos, por lo que consideramos que no podíamos demorar más un encuentro que habíamos solicitado en reiteradas ocasiones en la mesa de negociación con una negativa tajante como respuesta por parte de sus directivos a que se produjera una reunión con usted.

También valoramos que la representación de la dirección acudiera a una nueva reunión de negociación convocada por el moderador designado para el proceso, José Antonio Gómez Cid, en las oficinas del Departament d’Empresa i Ocupació en Barcelona. Sin embargo, tenemos que transmitirle nuestra profunda decepción y de los trabajadores que representamos expresada en la asamblea general celebrada el martes día 18 ante lo que consideramos como un comportamiento temerario de sus representantes en la mesa de negociación y por las propuestas continuístas planteadas por la dirección a los comités.

Consideramos que la predisposición al diálogo constructivo en busca del necesario acuerdo que usted manifestó a los representantes de los comités no se trasladó en absoluto a la mesa de negociación. En la misma, el director de recursos humanos, David Casanovas, y la abogada de KMPG Cristina Samaranch intentaron una y otra vez la imposición, mediante diferentes vías, de una rebaja salarial adicional a la vigente del 16%. La insistencia y la falta de alternativas por parte de Casanovas y Samaranch hicieron imposible avanzar en la vía de nuevas medidas voluntarias sin ataduras que defendíamos los comités con el fin de reducir la masa salarial y seguir negociando a continuación y provocaron una seria llamada al orden del moderador.

En la reunión mantenida con usted le expresamos la necesidad de que el propietario de Grupo Zeta diera un paso adelante para mostrar a la plantilla su compromiso, el rumbo y la viabilidad de nuestras empresas en un nuevo momento de dificultad. La plantilla sigue preguntando por ese paso, al igual que por la nueva aportación del personal fuera de convenio, dos aspectos que consideran imprescindibles para asumir sacrificios salariales añadidos.

Tal como le comunicamos en la reunión mantenida con usted, el acuerdo sólo será posible si hay voluntad real de negociación y la dirección renuncia a imponer un recorte para lograr su objetivo inicial de ahorro. Los comités y los trabajadores estamos ofreciendo una reducción sustancial de costes laborales, que deberá ser complementada con la aportación de otras patas del Plan Entre Todos, y el valor de la paz social y la seguridad jurídica en los próximos años. De la misma manera que la dirección explicó a toda la plantilla que no desistirá “en realizar todos aquellos esfuerzos y actuaciones que sean necesarias para encontrar soluciones que permitan a Grupo Zeta continuar con su proyecto empresarial”, los comités tenemos claro que tomaremos las medidas jurídicas y de movilización oportunas en cada momento para defender los justos intereses de los trabajadores.

Anuncios

Asensio sigue desaparecido

Los comités de empresa afectados por el hachazo salarial que pretende llevar a cabo la dirección de Grupo Zeta hemos entregado a la compañía los borradores de los textos refundidos de los convenios colectivos desde 2008. De esta forma damos cumplimiento a nuestro compromiso de adelantar el trabajo previo necesario para registrar los convenios como requisito imprescindible para un eventual acuerdo. Al mismo tiempo, esperamos todavía una respuesta pormenorizada por parte de la dirección a las 36 medidas planteadas en nuestro Plan de Viabilidad Entre Todos, en el que concretamos vías de ahorro por un importe de 8,8 millones de euros y proponemos un esquema de aportaciones compartidas y proporcionales para garantizar el futuro de nuestros puestos de trabajo.

Sin embargo, el director de recursos humanos, David Casanovas, y la abogada de KPMG Cristina Samaranch se han limitado a ofrecer unas indemizaciones para bajas voluntarias que son del todo insuficientes a juicio de los comités. A pesar de nuestra advertencia de que las condiciones ofrecidas y el sistema de pago son poco incentivadores, la dirección de Grupo Zeta ha seguido adelante con su plan de bajas voluntarias comunicado a toda la plantilla y alargando el plazo de adhesión hasta el miércoles al mediodía.

Entendemos que, desde el punto de vista jurídico y legal, el plan de la empresa es del todo vinculante y, tal como ha anunciado, tendrá efectos inmediatos y permitirá evitar los 15 despidos planteados sobre la mesa. Ante el nuevo episodio lamentable del menosprecio mostrado por la dirección a la petición de la asamblea general de enviar el cálculo de la indemnización a toda la plantilla, todos los miembros de los comités de empresa hemos acordado solicitar por correo electrónico a RRHH nuestros datos individuales con el cálculo de la cantidad a percibir y os animamos a toda la plantilla a hacer lo mismo.

Cuando faltan sólo unos días para que finalice el plazo de negociación acordado, los comités nos preguntamos dónde está Antonio Asensio. El propietario sigue desaparecido y eludiendo su responsabilidad, como si la búsqueda de la viabilidad a través de las aportaciones de todos no fuera con él. Si es así, la puerta del acuerdo con la plantilla seguirá cerrada, y más cuando sus representantes en la mesa mantienen la misma exigencia desde noviembre de un recorte de más del 30% para ahorrar 7,3 millones en masa salarial del personal de convenio. La única negociación posible, según Casanovas, es elegir la vía para conseguir ese ahorro. Es decir, sólo nos da a elegir el arma para llevar a cabo el expolio de nuestros sueldos. Todos estos elementos convierten en una tarea prácticamente imposible ni siquiera una aproximación de las posturas.

La dirección activa el temporizador

En la última reunión mantenida con la dirección de la empresa, los directivos que representan a Antonio Asensio pusieron en marcha el temporizador para intentar imponer la rebaja salarial y los despidos anunciados. La dirección rechazó la propuesta de los comités de empresa afectados de reconducir el proceso iniciado por la empresa con la activación del artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores para modificar nuestra condiciones laborales hacia un nuevo marco de negociación basado en la buena fe y en el reparto equitativo de los esfuerzos entre todas las partes implicadas en el grupo. Para ello, los comités planteamos como condición indispensable y previa el registro de los convenios colectivos, cuyo incumplimiento ha motivado la presentación de tres denuncias ante la inspección de guardia, así como la declaración de una tregua navideña y la apertura de una mesa de negociación con un calendario de reuniones pactado y con la supervisión de un experto externo como moderador.

La respuesta del director de recursos humanos, David Casanovas, y de la abogada de KPMG Cristina Samaranch fue tirar a la basura nuestra propuesta y las vías de diálogo que abrían y ratificar que el contador de los 15 días naturales del periodo de consultas, que finalizarían el 13 de enero, previo a la rebaja salarial estaba ya en marcha y no se detendría. Casanovas y Samaranch pervirtieron nuestra propuesta y convirtieron el registro de los convenios colectivos en una carta de negociación que actuara como una zanahoria y un elemento de gracia y discrecional. Ese chantaje es inaceptable para la plantilla y mas cuando se trata de un incumplimiento con una mala fe flagrante. De nuevo, la dirección de Grupo Zeta sigue con su espiral de hostilidad sin variar un ápice su intención de reducir de forma permanente un 25% más los costes laborales, adicional a la rebaja temporal en vigor, en lugar de analizar seriamente la propuesta de los comités y dar pasos en esa dirección.

Ante esta situación, os invitamos a mantener las medidas de protesta acordadas en las asambleas de no firmar las artículos, fotos y gráficos en las ediciones digital y en papel, cumplir de forma estricta el horario y las tareas que figuran en nuestros convenios y suscribir la carta de reprobación a Asensio y a sus directivos, hasta la celebración de una nueva asamblea la próxima semana después de otra reunión con la empresa.

Los doce culpables del #asensiazo

1. Antonio Asensio. Después de una etapa de rodaje tutelado al frente de Grupo Zeta tras la muerte de su padre y fundador de la compañía, Antonio Asensio Mosbah asumió la presidencia bajo la batuta de la banca acreedora. En su currículum se encuentra un expediente de regulación de empleo (ERE) para despedir a 500 empleados presentado el último día de 2008, la negociación de un crédito sindicado con unas condiciones leoninas y posteriores recortes de salario y plantilla en la mayoría de las empresas. En vísperas de Navidad ha abrazado la reforma laboral y ha puesto en marcha una rebaja salarial por decreto y se niega a rebajar las rentas que obtiene de las empresas en forma de alquileres o a hacer una ampliación de capital. Su única solución es volver a romper la hucha de los trabajadores y seguir aumentando su fortuna en la sociedad de inversión familiar. Mantiene una deuda millonaria con Grupo Zeta debido a su productora de cine Zeta Cinema.

2. Juan Llopart. Tiene un conocido y amplio historial como reestructurador de sociedades por encargo. Situado en la órbita de CaixaBank, es el enlace entre Asensio y los bancos acreedores que ha puesto en marcha en férreo control financiero excluyendo algunas partidas como las retribuciones de la alta dirección, que se niegan a declarar en el registro mercantil. Es uno de los imputados en la investigación del desfalco de Bankia, banco del que formó parte como uno de los hombres de confianza de Rodrigo Rato.

3. Conrado Carnal. El director general del grupo inició su andadura en el grupo como responsable financiero justo en el momento en el que se gestaron algunos de los problemas que hipotecan ahora el futuro de la compañía. Aunque las actas fiscales nacieron por el impago de impuestos en los 90, Carnal se encontraba en la cúpula de Zeta en los años en los que se recurrió la sanción y se fue creando una pelota de deuda. En esta ocasión, Carnal ha rechazado que sea posible que los bancos, Hacienda, Asensio y los directivos hagan más esfuerzos, por lo que ve a los empleados como los únicos paganos.

4. Joan Alegre. El director del área de prensa fue uno de los que sacaron tajada de los años de vacas gordas en El Periódico de Catalunya. Posteriormente dio un portazo al Grupo Zeta y fue de director general a ADN, que cerró hace unos años, y duró un año y medio en Ara antes de volver a Zeta para desplazar a Enrique Simarro. Ha dejado sin efecto el plan de mejoras al que se comprometió su antecesor en el cargo con el comité intercentros de El Periódico.

5. Enric Hernández. Pasó de ser el delegado de El Periódico en Madrid a director del diario tras un breve paréntesis al frente de El País Catalunya. Desde que sucedió a Rafael Nadal en febrero de 2010, la difusión de El Periódico no ha parado de caer hasta situarse por debajo de los 97.000 ejemplares. Su última ocurrencia ha sido proponer a una decena de jefes de área pasar a personal fuera de convenio para que se libren de la rebaja salarial. La mitad de ellos ha rechazado la propuesta.

6. Joan Solà. El actual gerente de Ediciones Primera Plana es uno de los directivos que han ascendido más rápidamente. Actúa de mano derecha de Alegre y ha defendido como el que más en algunas reuniones con el comité la necesidad de rebajarnos los sueldos, un objetivo y unas formas que chocan con el ideario de Esquerra Republicana, partido por el que es concejal en Sant Llorenç de Savall.

7. David Casanovas. El director de recursos humanos de Grupo Zeta se ha formado íntegramente en la compañía. Desde que asumió esta responsabilidad ha participado en la negociación de un ERE de 500 despidos en 2008 que capitaneó un bufete externo de abogados, un plan de desinversiones en todo el Grupo que costó otros 500 puestos adicionales entre 2009 y 2012, un acuerdo de rebaja salarial temporal en el convenio de 2012 y un hachazo salarial y de plantilla a la rotativa de Parets del Vallès. Su credibilidad ha caído en picado después de incumplir los acuerdos con los comités para registrar los convenios y aprovechar así la ventaja que le permite la reforma laboral, lo que le ha costado tres denuncias en la inspección de Trabajo.

8. Cristina Samaranch. Es el brazo ejecutor de David Casanovas como responsable de laboral del bufete KPMG en Barcelona. También es una de las denunciadas por los comités por no haber registrado los convenios deliberadamente. En su currículum tiene algunas negociaciones atamente conflictivas y embarulladas como las de Alstom.

9. Josep Maria Casanovas. Uno de los creadores y fundador del diario Sport, ha ejercido de editor durante 33 años y pese a haber vendido el paquete accionarial mayoritario a Grupo Zeta a inicios de los 90, el diario ha sido siempre su cortijo particular que ha utilizado a conveniencia. También a la hora de descapitalizarlo, concediendo generosas indemnizaciones a sus ‘amigos’ incluso cuando éstos se han ido por voluntad propia y no les correspondía compensación alguna. Ahora, jubilado como asesor editorial, sigue prestando servicios a quienes le permiten mantener su estatus de puertas afuera.

10. Joan Vehils. Llegó a la dirección de Sport y estalló la crisis. ¿O fue al revés? Su nombramiento obligó a pagar abultadas indemnizaciones a Josep Prats y Miguel Rico y así empezó nuestro viaje por los números rojos de la cuenta de explotación. Ha sido el director de nuestros peores años laborales pero tiene ese halo que le permite a menudo pasar de puntillas por encima de los conflictos con esa filosofía del que nunca está cuando caen chuzos de punta. Su mejor interpretación es siempre cuando hay despidos. Pese a ser, obviamente, quien hace la lista negra, siempre acaba mostrándose perplejo y sorprendido. De Oscar. Ahora anda liado a lo Lawrence de Arabia con algún turbante catarí que quiere hacer negocio con Sport. Vamos a ver si podemos apuntarle un éxito.

11. Marta Ariño. Reina de los despidos, los insultos, las vejaciones y los gritos a sus subordinado en el área de revistas, esta princesa sabía combinar con elegancia los drásticos recortes en el área de revistas con el lujo insultante en su indumentaria. Un “talento” de la escuela de Llopart que un día se nos fue, agradecida, a la competencia.

12. Josep Sicart. Director financiero de Grupo Zeta y fiel escudero de sus superiores cuando se lo piden. Empezó a intervenir con calculadora en mano en la negociación para recortar Gráficas de Prensa Diaria.

Presentadas tres denuncias contra Grupo Zeta por no registrar los convenios

Los comités de empresa de Grupo Zeta hemos presentado tres denuncias contra la dirección de la compañía por no haber cumplido los acuerdos para registrar los convenios colectivos en vigor. Las denuncias han sido presentadas en la inspección de guardia de Trabajo y afectan a los convenios de las empresas de El Periódico, Sport y del área de revistas.

En las denuncias, planteamos a la inspección que investigue la actuación de la dirección de recursos humanos encabezada por David Casanovas y de la abogada del bufete KPMG Cristina Samaranch al considerar que el hecho de que no registraran los convenios se debió a una actitud premeditada movida por la mala fe.

Casanovas y Samaranch incumplieron acuerdos en los que la dirección de Grupo Zeta y la representación social mandataban a una abogada de KPMG para llevar a cabo el registro telemático del convenio. Después de avisar de que era necesario solventar algunos problemas técnicos, la empresa y KPMG no continuaron con el trámite para que las prórrogas de convenios y modificaciones salariales, vigentes hasta diciembre de 2014, tuvieran el pleno reconocimiento legal. La decisión premeditada de la empresa causa una indefensión manifiesta a la plantilla debido a la activación de una modificación sustancial de condiciones de trabajo basada en el artículo 41 de Estatuto de los Trabajadores con el fin de reducir los salarios un 30%.

Por ello, los comités hemos solicitado a la inspección que lleve a cabo las acciones necesarias para que la dirección de Grupo Zeta cumpla los acuerdos y proceda al registro de los convenios, y que imponga a la compañía las sanciones que procedan.

Zeta engaña a sus trabajadores

El Comité Intercentros de El Periódico denuncia ante la Inspección que la empresa no registró los acuerdos firmados, a lo que estaba obligada, y se niega a respetarlos por esa misma causa.

El Comité de Empresa Intercentros de El Periódico de Catalunya, que agrupa a Ediciones Primera Plana, Zeta Servicios y Equipos, Zeta Gestión de Medios i Logística de Medios, ha presentado una denuncia ante la Inspección de Guardia del Departamento de Empresa y Ocupación por incumplimiento por parte de la empresa de los acuerdos firmados con los trabajadores.

En la denuncia manifiestan que la empresa incumplió con su obligación, asumida en el pacto firmado…

Leer más en la noticia completa de FeSP:  Zeta engaña a sus trabajadores