LA AUDIENCIA NACIONAL NO ENTRA EN EL FONDO DE LA DENUNCIA CONTRA LOS DIRECTIVOS DE GRUPO ZETA

La Sala Social de la Audiencia Nacional ha desestimado la demanda presentada por todos los comités de empresa y los delegados firmantes del acuerdo de 2014 en representación de 600 trabajadores de El Periódico, Sport, áreas de servicios y varias revistas del Grupo Zeta por el incumplimiento del pacto de rebaja salarial. El tribunal acepta la impugnación que presentó la dirección por unos defectos de forma que consideramos equivocados y, por tanto, no entra en el fondo del incumplimiento denunciado. El fallo concluye: “La estimación de la excepción (presentada por los tres abogados de la empresa), hace ocioso el examen de las demás pues ya es de por sí suficiente para impedir que la Sala conozca el fondo del asunto”.

Por tanto, la sentencia no da la razón a la dirección de Grupo Zeta en su intento por defender una rebaja del personal fuera de convenio por debajo del 9% acordado, tal como han asumido sus abogados durante el juicio. Al no entrar en el fondo del asunto, no se puede afirmar, tal como dice el nuevo director de recursos humanos de Zeta, Carlos Jiménez, en un comunicado enviado que “en ella se acreditan las tesis expuestas por las distintas empresas afectadas, se desestima la demanda y se reconoce la homogeneidad de los esfuerzos realizados tanto por el personal de convenio como por el personal de fuera del mismo”. Reiteramos: los magistrados no entran a juzgar el fondo del asunto.

Los comités de empresa estamos estudiando la respuesta jurídica a la sentencia, basada en unos defectos de forma relativos a los trámites necesarios y a los representantes de los trabajadores en la demanda que no responden a la realidad. Daremos los pasos que sean necesarios para que se reconozca que la dirección de Grupo Zeta ha incumplido el acuerdo de rebaja y se compense por ello a la plantilla.

Anuncios

JUICIO A LOS DIRECTIVOS DE GRUPO ZETA EN LA AUDIENCIA NACIONAL

 

La dirección de Grupo Zeta admite que se bajó el sueldo menos de lo pactado y se defiende lanzando falsedades sobre la plantilla

La dirección de Grupo Zeta fue juzgada en una vista que tuvo lugar en la Audiencia Nacional el pasado lunes 19 de diciembre por la denuncia presentada por los comités de empresa en representación de los trabajadores. Los tres abogados que representaron a las sociedades demandadas admitieron que el personal fuera de convenio se bajó el sueldo por debajo del 9% al que se habían comprometido en el acuerdo de rebaja salarial firmado en 2014 y que dio pie a la aplicación de un Expediente de Regulación de Empleo Temporal (ERTE).

wpid-1393106987355.jpg

Los defensores de la empresa reconocieron que los directivos se recortaron sus retribuciones alrededor del 7%, dos puntos menos del 9% que aceptaron en 2014 y que desde entonces se aplica sobre todos los conceptos salariales, incluido el kilometraje, a los 600 empleados afectados de El Periódico de Catalunya, Sport y revistas de Grupo Zeta.

Los tres abogados que contrató la empresa para defenderse llevaron a cabo un ejercicio de autojustificación de los altos directivos que han provocado esta situación y siguieron una estrategia que consistió en sembrar la confusión lanzando falsedades sobre la plantilla y buscando argucias jurídicas para invalidar la demanda. La dirección presentó un informe de un supuesto perito sin ningún rigor ni comprobación que cifraba la rebaja de la masa salarial de los trabajadores de convenio en el 4,42% debido a supuestos premios, levantamientos de ERTE y a que todos los trabajadores cobramos la prestación máxima de desempleo. Es un ejemplo de las falsedades y las trampas utilizadas por la dirección de Grupo Zeta.

El juicio quedó visto para sentencia, que confiamos que no se demore mucho más tiempo.

La dirección de Zeta vuelve a la carga

La dirección de Grupo Zeta vuelve a sacar el hacha para seguir recortando las condiciones laborales de la plantilla. Cuando todavía no se han cumplido los dos meses de aplicación del Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que se puso en marcha en abril, la dirección de la empresa ha dado un paso más en su ofensiva traspasando de nuevo las líneas rojas. Hoy martes la dirección de El Periódico de Catalunya, a través del director general de Ediciones Primera Plana, Joan Alegre, y los responsables de Recursos Humanos, ha comunicado a un trabajador de la redacción del diario amparado por nuestro convenio colectivo la ejecución del procedimiento previsto en al artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores para rebajar por la fuerza la categoría laboral y el salario. Se trata de la misma herramienta de la reforma laboral que la empresa quería aplicarnos a todos los trabajadores de El Periódico, Sport y Revistas para imponer una rebaja salarial superior al 25%. Con esta medida, el director de El Periódico, Enric Hernández, sigue adelante con su propósito de llevar a cabo su ajuste particular con una lista de afectados predeterminada. A pesar de las advertencias formuladas por el comité de que no forzaran a trabajadores a rebajarse el suelo o a prejubilarse, Hernández sigue disparando con armamento pesado en una decisión que supone un precedente peligroso para otros trabajadores que estén incluidos en su lista o incluso fuera de ella en cualquier empresa afectada por el acuerdo del ERTE. El comité de EPP, con el apoyo de todos los comités que han participado en el último proceso de negociación, ha ofrecido a los afectados por los recortes individuales el apoyo para responder a la dirección con todas las acciones posibles, incluidas las denuncias ante inspección de Trabajo y la justicia de unos ajustes discrecionales e impuestos llegando más allá incluso de lo que permite la reforma laboral. Como paso previo, los comités de empresa exigiremos explicaciones de la decisión tomada a la dirección de Zeta en una Comisión de Seguimiento del acuerdo prevista para este jueves.

Carta a Asensio: Nos ha decepcionado

En primer lugar queremos agradecerle el tiempo que dedicó a escuchar las preocupaciones de sus trabajadores en la reunión mantenida el pasado día 13 de febrero. Como pudo comprobar usted mismo, la inquietud y sensibilidad de la plantilla ante la pretensión de la dirección de aplicar rebajas acumuladas que superan el 20% ha llegado a niveles máximos, por lo que consideramos que no podíamos demorar más un encuentro que habíamos solicitado en reiteradas ocasiones en la mesa de negociación con una negativa tajante como respuesta por parte de sus directivos a que se produjera una reunión con usted.

También valoramos que la representación de la dirección acudiera a una nueva reunión de negociación convocada por el moderador designado para el proceso, José Antonio Gómez Cid, en las oficinas del Departament d’Empresa i Ocupació en Barcelona. Sin embargo, tenemos que transmitirle nuestra profunda decepción y de los trabajadores que representamos expresada en la asamblea general celebrada el martes día 18 ante lo que consideramos como un comportamiento temerario de sus representantes en la mesa de negociación y por las propuestas continuístas planteadas por la dirección a los comités.

Consideramos que la predisposición al diálogo constructivo en busca del necesario acuerdo que usted manifestó a los representantes de los comités no se trasladó en absoluto a la mesa de negociación. En la misma, el director de recursos humanos, David Casanovas, y la abogada de KMPG Cristina Samaranch intentaron una y otra vez la imposición, mediante diferentes vías, de una rebaja salarial adicional a la vigente del 16%. La insistencia y la falta de alternativas por parte de Casanovas y Samaranch hicieron imposible avanzar en la vía de nuevas medidas voluntarias sin ataduras que defendíamos los comités con el fin de reducir la masa salarial y seguir negociando a continuación y provocaron una seria llamada al orden del moderador.

En la reunión mantenida con usted le expresamos la necesidad de que el propietario de Grupo Zeta diera un paso adelante para mostrar a la plantilla su compromiso, el rumbo y la viabilidad de nuestras empresas en un nuevo momento de dificultad. La plantilla sigue preguntando por ese paso, al igual que por la nueva aportación del personal fuera de convenio, dos aspectos que consideran imprescindibles para asumir sacrificios salariales añadidos.

Tal como le comunicamos en la reunión mantenida con usted, el acuerdo sólo será posible si hay voluntad real de negociación y la dirección renuncia a imponer un recorte para lograr su objetivo inicial de ahorro. Los comités y los trabajadores estamos ofreciendo una reducción sustancial de costes laborales, que deberá ser complementada con la aportación de otras patas del Plan Entre Todos, y el valor de la paz social y la seguridad jurídica en los próximos años. De la misma manera que la dirección explicó a toda la plantilla que no desistirá “en realizar todos aquellos esfuerzos y actuaciones que sean necesarias para encontrar soluciones que permitan a Grupo Zeta continuar con su proyecto empresarial”, los comités tenemos claro que tomaremos las medidas jurídicas y de movilización oportunas en cada momento para defender los justos intereses de los trabajadores.

Grupo Zeta, condenado por vulnerar el derecho de huelga

gpdEl Juzgado de lo Social número dos de Granollers ha condenado a Grupo Zeta por vulnerar el derecho de huelga de los trabajadores de la rotativa que tiene en Parets del Vallès. La sentencia pdf dictada por la titular del juzgado, María Delgado García, declara nula la actuación de Grupo Zeta de saltarse la huelga mediante la subcontratación de nueve rotativas de Barcelona, Lleida, Valencia y Zaragoza para imprimir El Periódico de Catalunya, Sport y otras publicaciones externas como ABC y La Razón.

La jueza condena a Grupo Zeta, a Gráficas de Prensa Diaria (GPD) y a las sociedades editoras de El Periódico (Ediciones Primera Plana) y Sport (Ediciones Deportivas Catalanas) al considerar que dejaron sin efecto la convocatoria de paro en Gráficas de Prensa Diaria (GPD). El fallo desestima las alegaciones de la dirección de Zeta y acepta íntegramente la petición de la demanda, presentada por la sección sindical de CGT, de condenar a la compañía a pagar una indemnización de 6.000 euros al sindicato en concepto de compensación. Asimismo, la sentencia abre la puerta a la presentación de demandas individuales del centenar de empleados de GPD para reclamar compensaciones por los 17 días de huelga secundados en marzo y abril de 2013 en contra del expediente de regulación de empleo (ERE) para cerrar la imprenta de Parets del Vallès.

Solo se puede concluir que el comportamiento de las mismas (las empresas demandadas) fue dirigido a contrarrestar y anular los efectos de la huelga. En consecuencia se estima vulnerado el derecho de huelga de los trabajadores“, afirma la jueza en el fallo. Asimismo, añade que “teniendo en cuenta que la actuación de las empresas consiguió evitar el efecto buscado con la huelga, es decir, que los periódicos no salieran a la calle y el impacto de tal ausencia, se considera que el comportamiento de los demandados causó un daño moral al demandante“.

Una de las pruebas citadas en la sentencia es un correo electrónico enviado por el director gerente de GPD, Jordi Casanovas, al gerente de Sport en el que le avisaba de que “tendrán que recorrer a otros centros de impresión del mercado para imprimir vuestra cabecera de forma temporal hasta que las huelgas programadas o las negociaciones entre las dos partes permitan emprender las tareas ordinarias de GPD“.Las empresas que colaboraron con Grupo Zeta en la labor de esquirolaje fueron, según el fallo judicial, Indugraf, Bidasoa Press, Bermont Catalonia, Recoprint Sagunto, Rotimpress, Artes Gráficas del Mediterráneo, Impresa Norte, Lerigraf e Imprintsa.

La negociación de 2013 encabezada por el director de recursos humanos de Grupo Zeta, David Casanovas, acabó con 42 bajas voluntarias y una rebaja salarial del 30% al 40% para el resto de la plantilla.

Asensio: “Hemos de ser capaces de invertir más recursos, esfuerzos y talento en las publicaciones”

Los comités de empresa y el conjunto de los trabajadores de Grupo Zeta llevamos meses reclamando a los directivos y al propietario que expliquen su proyecto de futuro. No lo han hecho en las mesas de negociación pero sí en foros exteriores. El propietario de Zeta, Antonio Asensio Mosbah, acaba de hacer, en el libro de reciente aparición Capitans d’Indústria (Mobil Books), una declaración de principios: “Tenemos que ser capaces de invertir más recursos, esfuerzos y talento en las publicaciones editoriales, sea cual sea el soporte de transmisión hacia el lector. Ese es el reto. Seguramente, el Grupo Zeta es uno de los grupos que más segmentos y espectros de información abarca en España. Siempre hay nichos y trabajamos para ocuparlos o renovarlos“.

Hasta ahí, totalmente de acuerdo. Lástima que ese reto y las buenas intenciones son palabras vacías cuando Antonio Asensio encabeza una ofensiva de la dirección de Grupo Zeta por hacer precisamente lo contrario, es decir, invertir menos recursos, esfuerzos y también menos talento con una devaluación interna desproporcionada y oportunista. O bien el autor del libro, Francesc Canosa, pasó por alto las innumerables reestructuraciones impulsadas por Asensio, o bien nuestro propietario le engañó construyendo una realidad artificial que no se corresponde con sus actos.

Sin embargo, el autor del libro -que relata la trayectoria de 50 grupos familiares catalanes- hace un interesante ejercicio de periodismo ficción con la colaboración del heredero del fundador de Zeta: “Mi padre era muy intrépido y, sobre todo, una persona muy creativa. Le gustaba siempre ser el primero a probar. En el ámbito de la tecnología creo que se habría divertido mucho y habría sido muy valiente en la toma de decisiones, arriesgando y haciendo pruebas. Es evidente que la manera de comunicar ha cambiado muchísimo. Cada día surgen nuevos soportes, nuevos canales de televisión, de radio, blogs, páginas web, redes sociales, medios digitales, pero lo esencial, el trasfondo es siempre el mismo: información, periodismo, explicar historias“. Será difícil conseguir ese propósito con una rebaja salarial de alrededor de un 30% desde 2011 y sin contar con la plantilla, la que da la cara día a día.

La pretensión del nuevo hachazo laboral de Zeta en El Periódico, Sport y revistas ha mostrado a los trabajadores la gran distancia con el equipo directivo y con Asensio, que sólo ha intervenido en el conflicto cuando la plantilla se plantó a la puerta de su despacho. El propósito de liderazgo que le guió en 2009 a asumir la presidencia del grupo suena cada vez más lejano: “La situación interna del momento era compleja, de incertidumbre. Y decidí asumir la presidencia del consejo porque creí que la gente se sentiría más cómoda, más segura y confiaría todavía más en el proyecto“.