La plantilla de El Periódico inicia la batalla contra el ERE en la calle y los tribunales

La plantilla de El Periódico de Catalunya ha respondido al anuncio de un ERE por parte de la dirección de Grupo Zeta con el primer paso en la batalla contra una medida salvaje. Los casi 400 trabajadores de redacción, administración, sistemas, publicidad y logística del diario han participado en una asamblea conjunta de los centros de Barcelona y de Madrid vía Skype y una concentración frente a la sede de El Periódico en protesta por la intención del grupo de recortar un 45% la plantilla.

El Comité de Empresa Intercentros de las empresas del convenio colectivo de El Periódico ha expuesto a los empleados la estrategia para plantar cara a la mayor agresión laboral contra la plantilla del diario en sus 40 años de historia. En la batalla contra el ERE utilizararemos todas las armas disponibles en el terreno legal y judicial para defender nuestros empleos y nuestros derechos frente a la cúpula del grupo encabezada por Antonio Asensio Mosbah así como una presión y movilización continuas durante el periodo de negociación del ERE e incluso con posterioridad.

El comité ha planteado a los trabajadores que si la dirección de la empresa no rectifica sus planes de asestar un golpe irreparable al diario habrá que buscar las fechas adecuadas para llevar a cabo una huelga histórica como la que paralizó El Periódico durante tres días en mayo de 2017.

Anuncios

Grupo Zeta anuncia un ERE en El Periódico

La dirección de Grupo Zeta ha comunicado su intención de llevar a cabo una reestructuración en la plantilla de todas las empresas del convenio intercentros de El Periódico de Catalunya con el fin de conseguir un ahorro adicional de la masa salarial de hasta el 45% de los casi 400 empleados que suman la redacción y los departamentos de administración, sistemas, publicidad y logística del diario. La empresa da por iniciado el periodo de negociación de dos meses que incluye un mes previo a la presentación de un ERE y el mes propio del periodo de consultas obligatorio. Aunque no ha dado más detalles de la reestructuración planteada, la dirección ha indicado que se debe a causas organizativas y propone estudiar medidas alternativas a los despidos forzosos como bajas voluntarias.

El Comité ha manifestado su rechazo frontal a la medida al considerar que dinamita el clima laboral y los acuerdos firmados en julio pasado con nuevas rebajas salariales hasta 2020 después de un conflicto con una huelga de tres días, y también porque el ERE hará imposible la publicación de EL PERIÓDICO tal como lo conocíamos hasta ahora. Además, hemos trasladado a la dirección la falta de información clara sobre la evolución del negocio, la renegociación de la deuda con la banca y el modelo de negocio que quieren implantar.

Ante la brutal agresión anunciada por la dirección de Grupo Zeta, os convocamos a una asamblea general Intercentros el lunes 22 de enero a las 16.30h en la redacción del diario para analizar la respuesta de la plantilla.

​Carta de la plantilla de El Periódico a la banca y las instituciones

Como representantes de los 400 trabajadores de El Periódico de Catalunya y sus empresas de servicios de administración, informática, publicidad y logística queremos informarle de la situación por la que atraviesa la empresa. Como probablemente sabrá, estamos sufriendo recortes laborales traumáticos desde 2008 en forma de congelación salarial, un ERE con más de 500 afectados en 2009 y rebajas salariales en 2012 y 2014. Ahora, la dirección de Grupo Zeta nos ha comunicado su intención de incumplir el último acuerdo de recuperación de sueldos que se había pactado a partir de abril y, en su lugar, aplicarnos una rebaja de un 21%. Y ello a pesar de que el diario logró un EBITDA de 5,3 millones en 2016, lo que supone una rentabilidad superior al 9% sobre los ingresos. 

Los comités de empresa de las compañías afectadas, agrupados como Comité Intercentros de El Periódico, hemos advertido a la dirección de las graves consecuencias que tendrá para la compañía saltarse este acuerdo e imponer un nuevo recorte de forma unilateral. Tenemos la solvencia y la credibilidad de haber solventado situaciones delicadas anteriores con acuerdos firmados con el fin de contribuir a la viabilidad de la empresa y al mantenimiento de los puestos de trabajo. Sin embargo, los directivos de Grupo Zeta han ido incumpliendo de forma sistemática todos los acuerdos firmados. 

Hemos tenido conocimiento de las negociaciones en marcha entre Grupo Zeta y los bancos acreedores con el fin de refinanciar la deuda pendiente y conceder fondos adicionales para llevar a cabo medidas, incluidas las laborales, en línea con las recomendaciones del plan de viabilidad elaborado por Deloitte. El Comité Intercentros ha denunciado la mala fe de la dirección de Grupo Zeta al ocultar información que afecta directamente a la plantilla, como el plan de negocio sobre el que se basará la decisión de la refinanciación. La transparencia, la buena fe de la dirección y el reparto de los esfuerzos entre todas las partes afectadas son condiciones imprescindibles para que el Comité negocie un acuerdo en las actuales circunstancias. 

En ese contexto, no podemos entender que se nos exija una rebaja de sueldos del 21% mientras el colectivo de directivos sigue engordando sin cesar en los últimos años recolocando a ejecutivos desplazados con aumentos retributivos en varios casos y se va laminando el resto de plantilla. Tampoco podemos entender que se nos quieran imponer más sacrificios cuando la dirección de Grupo Zeta ha reconocido que la familia propietaria del grupo nos ha doblado el alquiler que nos cobra este año recuperando (ellos sí) los precios por encima del mercado que nos aplicaban antes del acuerdo de 2014. Son algunos ejemplos de las incoherencias y las situaciones a todas luces inasumibles por la plantilla y por cualquier empresa mínimamente seria.     

Por todo ello, apelamos a usted para que interceda, en la medida de lo posible, para ayudarnos a desbloquear esta situación que pasa por la consecución del clima imprescindible de transparencia, buena fe y contribución entre todos para ayudar a la viabilidad de El Periódico de Catalunya y de Grupo Zeta.  

​El Comité de El Periódico denuncia a Grupo Zeta en la Inspección de Trabajo

El Comité Intercentros ha presentado una denuncia ante la Inspección de Trabajo contra la dirección de Grupo Zeta y de El Periódico de Catalunya SL por ocultar deliberadamente información esencial y relevante en el proceso de descuelgue del convenio para intentar imponer una rebaja de sueldos del 21%. La denuncia solicita a la inspección que tome las medidas necesarias para instar a la dirección de la compañía a facilitar la información requerida, que incluye la evolución de la masa salarial y del colectivo de los directivos así como el objetivo y los detalles de la negociación en marcha con la banca para refinanciar la deuda.

Representantes de los comités de empresa de todas las empresas vinculadas al Convenio Colectivo Intercentros de El Periódico de Catalunya han firmado la denuncia contra la actitud de la dirección durante el periodo de consultas del proceso de inaplicación salarial al considerar que deja a la plantilla en una flagrante situación de indefensión al no disponer de informaciones relevantes para su situación laboral y en relación con los planes actuales y futuros de la compañía. El Comité Intercentros considera que la dirección está ocultando de forma premeditada el plan de viabilidad que ha elaborado Deloitte para la banca en relación con las medidas que quiere llevar a cabo Grupo Zeta en los próximos meses y sus posibles efectos sobre la plantilla. 

Por su parte, la dirección de la empresa ha confirmado, cuando ha sido preguntada directamente, que no solo ha pedido ampliar plazos de devolución del préstamo sino también ha pedido cantidades adicionales que aumentarán su endeudamiento sin especificar el uso que dará a esa cantidad aunque ha adelantado que podrían aplicarse en tomar medidas laborales
Los 15 días del periodo de consultas del procedimiento de descuelgue por el que la empresa pretende incumplir su obligación recogida en convenio de empezar a pagar el 100% del salario a partir de abril acabaron supuestamente el pasado viernes día 24 sin acuerdo y sin que la compañía haya variado ni un milímetro su posición inicial. 

El Comité Intercentros, aunque ha asistido a todas las reuniones, no quiso constituir la comisión negociadora puesto que entiende que la dirección ha obrado y obra de mala fe al haber ocultado al menos durante tres meses (cuando informó a los bancos de la situación) la información que ahora utiliza para justificar la inaplicación de convenio, vulnerando el contenido del art.64 del Estatuto de Trabajadores. El Comité también advirtió a la empresa que no es posible crear un colectivo a medida para enmascarar la información de los costes reales de dirección y sus posibles bonificaciones e incrementos salariales durante los años que se ha aplicado el ERTE, ya que excepto los contratos de Alta Dirección, el resto están sujetos a convenio según el art.1 del Convenio y del Estatuto de Trabajadores. La empresa, que considera que estos aspectos no tienen incidencia sobre la realidad económica de Grupo Zeta, ha comunicado que pretende iniciar esta semana la segunda fase del procedimiento, en el que la comisión paritaria del convenio tiene que analizar la petición empresarial y sus alternativas durante un plazo de siete días.

El Comité volvió a instar a la empresa a retirar el procedimiento para iniciar una negociación sin amenazas ni contadores en marcha y asumiendo su obligación en relación con los salarios. Ante su negativa, el Comité entregó un informe preliminar en el que cuestiona el procedimiento por graves defectos formales y por la inexistencia de las causas económicas que alega la dirección. Como medidas alternativas a la rebaja del 21%, el Comité presentó varias propuestas que incluyen una adecuación de la estructura directiva, que se ha ido engordando en los últimos años, tal como ya se ha hecho con el resto de la plantilla, que ha sufrido una fuerte reducción y a la que se trata de forma discriminatoria puesto que el personal directivo está excluido de todas las medidas propuestas de rebaja. También se plantean medidas para eliminar costes de servicios externos, aumentar los ingresos y rentabilizar el incremento de visitas de la web conseguido con el esfuerzo de la plantilla. 

Al mismo tiempo, el Comité convocó la Comisión de Seguimiento del ERTE para recordar a la compañía algunos asuntos pendientes de solución por parte de la empresa desde hace un año, y la vuelta a los horarios con jornada completa a partir del 1 de abril, con 7 horas y 12 minutos. La plantilla SÍ cumplirá el convenio, a diferencia de la empresa, y responderá con contundencia si la dirección aplica una rebaja unilateral.