La dirección de Zeta vuelve a la carga

La dirección de Grupo Zeta vuelve a sacar el hacha para seguir recortando las condiciones laborales de la plantilla. Cuando todavía no se han cumplido los dos meses de aplicación del Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que se puso en marcha en abril, la dirección de la empresa ha dado un paso más en su ofensiva traspasando de nuevo las líneas rojas. Hoy martes la dirección de El Periódico de Catalunya, a través del director general de Ediciones Primera Plana, Joan Alegre, y los responsables de Recursos Humanos, ha comunicado a un trabajador de la redacción del diario amparado por nuestro convenio colectivo la ejecución del procedimiento previsto en al artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores para rebajar por la fuerza la categoría laboral y el salario. Se trata de la misma herramienta de la reforma laboral que la empresa quería aplicarnos a todos los trabajadores de El Periódico, Sport y Revistas para imponer una rebaja salarial superior al 25%. Con esta medida, el director de El Periódico, Enric Hernández, sigue adelante con su propósito de llevar a cabo su ajuste particular con una lista de afectados predeterminada. A pesar de las advertencias formuladas por el comité de que no forzaran a trabajadores a rebajarse el suelo o a prejubilarse, Hernández sigue disparando con armamento pesado en una decisión que supone un precedente peligroso para otros trabajadores que estén incluidos en su lista o incluso fuera de ella en cualquier empresa afectada por el acuerdo del ERTE. El comité de EPP, con el apoyo de todos los comités que han participado en el último proceso de negociación, ha ofrecido a los afectados por los recortes individuales el apoyo para responder a la dirección con todas las acciones posibles, incluidas las denuncias ante inspección de Trabajo y la justicia de unos ajustes discrecionales e impuestos llegando más allá incluso de lo que permite la reforma laboral. Como paso previo, los comités de empresa exigiremos explicaciones de la decisión tomada a la dirección de Zeta en una Comisión de Seguimiento del acuerdo prevista para este jueves.

Anuncios

Carta a Asensio: Nos ha decepcionado

En primer lugar queremos agradecerle el tiempo que dedicó a escuchar las preocupaciones de sus trabajadores en la reunión mantenida el pasado día 13 de febrero. Como pudo comprobar usted mismo, la inquietud y sensibilidad de la plantilla ante la pretensión de la dirección de aplicar rebajas acumuladas que superan el 20% ha llegado a niveles máximos, por lo que consideramos que no podíamos demorar más un encuentro que habíamos solicitado en reiteradas ocasiones en la mesa de negociación con una negativa tajante como respuesta por parte de sus directivos a que se produjera una reunión con usted.

También valoramos que la representación de la dirección acudiera a una nueva reunión de negociación convocada por el moderador designado para el proceso, José Antonio Gómez Cid, en las oficinas del Departament d’Empresa i Ocupació en Barcelona. Sin embargo, tenemos que transmitirle nuestra profunda decepción y de los trabajadores que representamos expresada en la asamblea general celebrada el martes día 18 ante lo que consideramos como un comportamiento temerario de sus representantes en la mesa de negociación y por las propuestas continuístas planteadas por la dirección a los comités.

Consideramos que la predisposición al diálogo constructivo en busca del necesario acuerdo que usted manifestó a los representantes de los comités no se trasladó en absoluto a la mesa de negociación. En la misma, el director de recursos humanos, David Casanovas, y la abogada de KMPG Cristina Samaranch intentaron una y otra vez la imposición, mediante diferentes vías, de una rebaja salarial adicional a la vigente del 16%. La insistencia y la falta de alternativas por parte de Casanovas y Samaranch hicieron imposible avanzar en la vía de nuevas medidas voluntarias sin ataduras que defendíamos los comités con el fin de reducir la masa salarial y seguir negociando a continuación y provocaron una seria llamada al orden del moderador.

En la reunión mantenida con usted le expresamos la necesidad de que el propietario de Grupo Zeta diera un paso adelante para mostrar a la plantilla su compromiso, el rumbo y la viabilidad de nuestras empresas en un nuevo momento de dificultad. La plantilla sigue preguntando por ese paso, al igual que por la nueva aportación del personal fuera de convenio, dos aspectos que consideran imprescindibles para asumir sacrificios salariales añadidos.

Tal como le comunicamos en la reunión mantenida con usted, el acuerdo sólo será posible si hay voluntad real de negociación y la dirección renuncia a imponer un recorte para lograr su objetivo inicial de ahorro. Los comités y los trabajadores estamos ofreciendo una reducción sustancial de costes laborales, que deberá ser complementada con la aportación de otras patas del Plan Entre Todos, y el valor de la paz social y la seguridad jurídica en los próximos años. De la misma manera que la dirección explicó a toda la plantilla que no desistirá “en realizar todos aquellos esfuerzos y actuaciones que sean necesarias para encontrar soluciones que permitan a Grupo Zeta continuar con su proyecto empresarial”, los comités tenemos claro que tomaremos las medidas jurídicas y de movilización oportunas en cada momento para defender los justos intereses de los trabajadores.

Asensio recibe nuestro plan Entre Todos

Cinco representantes de los comités de empresa de El Periódico, Sport y revistas hemos entregado hoy al propietario de Grupo Zeta, Antonio Asensio Mosbah, nuestro plan de viabilidad Entre Todos y la última propuesta presentada en la mesa de negociación. La reunión también ha contado con la presencia de Juan Llopart, Conrado Carnal y David Casanovas. En la hora y media que ha durado, hemos explicado a Asensio nuestro planteamiento de repartir entre todas las partes implicadas los esfuerzos necesarios para dar viabilidad al grupo, y le hemos recordado los recortes traumáticos asumidos en los últimos años por la plantilla, que incluyen un ERE con 500 despidos, rebajas salariales y ajustes de plantilla y reducciones de jornada adicionales en algunas sociedades. Entre las aportaciones complementarias a las que pueda realizar ahora la plantilla, se encuentran las de la propiedad y las del personal fuera de convenio, a las que Asensio se ha mostrado abierto.

El propietario de Grupo Zeta se ha interesado en conocer de primera mano las impresiones de los representantes de los trabajadores y ha aceptado el ofrecimiento de los comités para reanudar las negociaciones en busca de un acuerdo que evite la alternativa de una iniciativa unilateral por parte de la dirección con los riesgos jurídicos y de conflictividad que comportaría.

Sin embargo, le hemos dejado claro que la propuesta que hay sobre la mesa de los comités de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) de un 7% añadido a las rebajas ya en vigor supone un sacrificio enorme por parte de una plantilla cada vez más desmotivada ante los incumplimientos de convenios y la falta de perspectiva de futuro. Ante la insistencia de la dirección en que la empresa necesita el volumen de ahorro planteado, hemos respondido que en una negociación de buena fe todas las partes tienen que hacer cesiones, incluida la empresa, que pide el mismo importe desde noviembre.

Desde los comités queremos agradecer el respaldo mostrado por la plantilla en la concentración llevada a cabo para pedir la entrevista con el propietario y mostrar el rechazo a su última propuesta de un recorte salarial del 16%. Os seguiremos informando a través de comunicado o asamblea de las novedades que haya en el proceso.

Comunicación malintencionada de la dirección

Ante la notificación directa a los trabajadores que efectuó ayer la dirección de la empresa y que fue recibida con un gran malestar por la plantilla, el comité quiere aclarar algunos aspectos del contenido de la carta que consideramos que se han explicado de forma interesada e incluso malintencionada.

En primer lugar, si bien es cierto que hace más de dos meses que iniciamos las conversaciones, la dirección no ha modificado ni un punto de sus pretensiones económicas de rebaja salarial fijadas el viernes 22 de noviembre de 2014 en un porcentaje entre el 21% y el 32% dependiendo de la empresa afectada. En el texto de la carta se han eliminado las referencias a la recuperación salarial planteada por la empresa en la mediación que vinculaban el cumplimiento del business plan de la banca acreedora con nuestras opciones de recuperar un porcentaje del sueldo suspendido o la vuelta al salario de 2011 al finalizar el año 2016, posiblemente porque la intención real de la empresa sea no devolvernos un céntimo. Es de agradecer que por primera vez aparezca una referencia a las salidas de los 37 voluntarios pues la empresa todavía no se había dirigido a ellos de forma oficial desde que rellenaron las hojas de adscripción facilitadas por el director de recursos humanos. Sin embargo, todavía sigue sin dar una fecha para que los voluntarios puedan dejar la empresa.

El apartado de “actuaciones complementarias” es una forma velada de hablar de despidos en Sport y de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) añadido a la rebaja en Ediciones Zeta. Resulta insultante que a los comités se les hablara sin tapujos en la mesa de negociación y se pretenda engañar a la plantilla con descripciones confusas. La empresa incide nuevamente en que su propuesta final modifica notablemente las pretensiones iniciales y mezcla conceptos económicos que se autofinancia el trabajador, como la prestación por desempleo calculada sobre máximo como si todo el mundo tuviera dos hijos a cargo. Sucede lo mismo con la indemnización cobrada por venta forzosa de salario para camuflar la rebaja real que se le aplicaría al trabajador, tanto es así que llega a generar el inverosímil porcentaje de rebaja del 3,98% en 2014 y un acumulado del 8,41% cuando en realidad estaría aplicando un hachazo medio acumulado del 22% anual.

En su manifestación final, la empresa marca un objetivo claro en el que pretende obtener la viabilidad del Grupo solo con el esfuerzo salarial del personal de convenio y además amenaza con actuaciones futuras si no se llega al acuerdo, pretende hacer un ejercicio de responsabilidad especialmente por el bien de los trabajadores olvidando que tanto la propiedad como la propia dirección deberían tener el mismo interés en la continuidad del proyecto empresarial.

Ante semejante intento de manipulación, las plantillas de las diferentes empresas fuimos ayer por la tarde a pedir explicaciones al director de recursos humanos y al director general y les manifestamos, una vez más, que estamos dispuestos a negociar en términos razonables la solución a los problemas del Grupo pero que es necesaria la participación de todas las partes implicadas: banca, hacienda, propiedad, personal directivo y personal de convenio. Les recordamos que su propuesta de un 16% de rebaja salarial añadida a la actual ya había sido rechazada en asamblea general donde se explicó objetivamente el contenido de la misma por lo que no necesitaban engañar ahora a los trabajadores con explicaciones tendenciosas.

En cuanto a las medidas que pueda acometer la empresa de forma unilateral contra su plantilla, el comité y los trabajadores reaccionaremos con contundencia en todos los ámbitos y ante cualquier agresión y aprovechamos para agradecer el masivo apoyo a la movilización de ayer que refleja el estado de crispación al que la dirección nos lleva sometiendo en los últimos seis años.

Un nuevo intento sin acuerdo

Los comités de empresa afectados por la rebaja salarial que plantea la dirección de Grupo Zeta hemos vuelto hoy a la mesa de negociación a petición de la compañía y el moderador. En la reunión, la empresa ha manifestado que los 37 voluntarios podrán abandonar la compañía en las próximas semanas al margen de que exista un acuerdo sobre la rebaja salarial planteada.

Sin embargo, en el aspecto económico, la dirección ha mantenido su exigencia de recortar los sueldos en los mismos porcentajes introduciendo algunos matices en el formato y en la indemnización sobre la parte que pretende eliminar definitivamente.

Los comités hemos planteado nuestra propuesta final que supone prorrogar los acuerdos de rebaja vigentes en cada uno de los convenios colectivos, más una reducción de masa salarial en torno a los 4 millones de euros anuales, teniendo en cuenta las salidas voluntarias y un expediente de regulación temporal de empleo.

Lamentamos la actitud intransigente de la dirección del grupo ante una oferta que supone más de la mitad de los objetivos iniciales de ahorro en masa salarial de convenio y un esfuerzo muy significativo y traumático para la plantilla. Tal y como hemos propuesto en nuestro plan “entre todos” y refrendado en todas las asambleas, consideramos que el resto del esfuerzo debe ser asumido por la propiedad y el personal de fuera de convenio, así como por los bancos acreedores y hacienda.

Tal y como os avanzamos en la última asamblea general, los comités comunicarán si es necesario activar las medidas de presión en caso de que la dirección opte por llevar a cabo medidas unilaterales en lugar de intentar retomar las negociaciones aceptando de esta forma el ofrecimiento realizado por el moderador.

La empresa rompe la negociación

La dirección de la empresa representada por el director de recursos humanos David Casanovas ha decidido hoy a las 20:00 horas dar por finalizada la negociación en marcha. La empresa ha comunicado que su propuesta final suponía una rebaja salarial acumulada entre el 21% y el 32% según las sociedades.

La base de su propuesta consiste en prorrogar la rebaja temporal actual y añadir una rebaja de jornada y sueldo del 10% más la supresión definitiva del 6% del sueldo por el que ofrecen una indemnización de 27 días con el tope de 15 mensualidades a cobrar en dos años mediante 5 plazos. Como medidas adicionales, se incluían dos ERTES del 10%, uno en Ediciones Zeta y otro en EDECASA ,así como la rebaja de categorías para 30 trabajadores de EPP con el fin, según la empresa, de evitar 7 despidos.

La empresa ha rechazado la posibilidad ofrecida por los comités, de una rebaja acumulada, entre la vigente actual de hasta el 8% y la añadida del 3,7%, que sumarían una reducción de hasta el 11,7% compensada con una reducción de jornada equivalente al 10% y la compra de un trienio de antigüedad. Este planteamiento estaba supeditado a la aportación final de la propiedad y del personal de fuera de convenio además de la aceptación por la asamblea de trabajadores y el registro de los convenios colectivos que la empresa sigue incumpliendo.

La dirección ha dejado claro con rotundidad que los 37 trabajadores que finalmente se han adherido a su plan de bajas y prejubilaciones voluntarias incentivadas no podrán dejar la empresa ante la falta de un acuerdo, a pesar de que en su oferta enviada a la plantilla no condicionó unas salidas que preveía como inmediatas. A la vista de la respuesta de la empresa, el comité llevará a cabo las medidas jurídicas oportunas para garantizar los derechos de los trabajadores que se hayan presentado voluntarios.

El moderador ha propuesto a ambas partes la posibilidad de apurar más la negociación pidiendo un esfuerzo mutuo durante la semana que viene ante lo que la dirección de la empresa se ha negado tajantemente.

Os convocamos a una asamblea general el próximo lunes a las 16:30 horas en las redacciones de El Periódico en Barcelona y Madrid para explicar con más detalle la situación y las acciones a emprender ante una posible medida unilateral por parte de la empresa.