Directivos kamikazes de Grupo Zeta y El Periódico 

La dirección de Grupo Zeta ha puesto en marcha una misión kamikaze contra la plantilla de El Periódico y sus empresas de servicios. Después de los dos varapalos sufridos el viernes pasado con el rechazo de los trabajadores a su última propuesta y la retirada del procedimiento de descuelgue antes de recibir un laudo denegatorio por parte del árbitro, el director de recursos humanos y su abogada se presentaron a una nueva reunión con el Comité Intercentros con las manos vacías y la pretensión de cerrar un acuerdo inmediato. 

En lugar de asumir el veredicto de la plantilla expresado en votación secreta y aportar una propuesta que fuera más allá de la rechazada, la dirección del grupo mantuvo su última propuesta (que se adjunta) con los retoques estéticos de subir el tope de indemnización en un mes y medio y unas supuestas garantías de congelación salarial para los directivos excluyendo a la alta dirección. El comité ya advirtió a la empresa el pasado viernes y lo reiteró en la reunión del martes que esa propuesta es absolutamente insuficiente en el escenario abierto después de la votación y de la retirada del descuelgue y que si pretende que se someta a una nueva consulta de la plantilla actúan como un kamikaze poco antes de estrellarse. 

La misma dirección de Grupo Zeta que ha provocado el mayor conflicto laboral en la historia de la compañía y de la prensa española al solicitar el descuelgue salarial y aplicar una rebaja ilegal que mantiene a día de hoy intenta ahora amenazar y sembrar el miedo entre la plantilla con burdas maniobras en las que difunden por varios medios falsedades para intentar ocultar su irresponsabilidad. Con esos intentos de intimidación demuestran nuevamente la desconexión de la dirección del grupo y de El Periódico con la plantilla, que ha mostrado ya con la huelga y la votación su respuesta valiente al desprecio recibido. 

El mensaje de los empleados a sus directivos está claro: la empresa tiene que cumplir los acuerdos y la legalidad y tiene que mejorar su propuesta para que sea aceptada. Ésa es la única vía para salir del bloqueo en el que nos ha metido la alta dirección con una estrategia de confrontación que ha fracasado. El comité reitera su disposición a negociar un nuevo acuerdo con esfuerzos razonables y compartidos que permita abrir un horizonte de estabilidad y paz laboral. 

Anuncios

Grupo Zeta sigue bloqueando la negociación con el árbitro en El Periódico

La dirección de Grupo Zeta sigue bloqueando los avances en el intento de negociación pevia al laudo arbitral. En una reunión que tuvo lugar el martes 27 de junio, la empresa siguió negándose a devolver las rebajas salariales aplicadas de forma ilegal en junio y a dar garantías de que los directivos y Antonio Asensio también arrimarán el hombro para contribuir a la viabilidad de El Periódico de Catalunya
Al mismo tiempo, la dirección del grupo sigue poniendo pegas para asumir mecanismos que eviten reducciones de plantilla salvajes y para que el posible ahorro en masa salarial repercuta en las condiciones de la plantilla mediante un mecanismo de revisión. 

El comité dejó claro a la empresa y al árbitro que no puede renunciar a las peticiones de reparto de esfuerzos entre todos y de mecanismos para defender los puestos de trabajo e intentar suavizar los sacrificios de la plantilla. El comité no puede ceder más en un proceso en el que ha demostrado su responsabilidad, y más después de conocer que el árbitro designado en el descuelgue del diario Sport ha reducido la rebaja salarial del 21% al 8%.

A la vista del bloqueo de la dirección, el árbitro de El Periódico anunció que hará una propuesta de preacuerdo en los próximos días con el fin de evitar el laudo. El comité analizará si esa propuesta cumple con los requisitos imprescindibles antes de trasladarla a la asamblea. En caso contrario, el laudo será inevitable y puede abrir un nuevo escenario en el que sea necesario reactivar las movilizaciones de todo tipo para defender nuestros empleos y nuestras condiciones laborales.

El árbitro insta a negociar un acuerdo que evite el laudo en El Periódico

El árbitro designado para llevar a cabo el laudo sobre la petición de rebaja salarial que ha hecho la dirección de Grupo Zeta y El Periódico ha emplazado a la empresa y al comité a negociar un acuerdo. Para ello, el árbitro, el profesor de la Universidad Rey Juan Carlos I Rodrigo Martín, ha abierto un plazo para establecer contactos con las dos partes e intentar aproximar posiciones que finalizará el próximo día 7 de julio, en lugar de la fecha inicial del 20 de junio. 

Una delegación del Comité Intercentros se ha reunido ya con el árbitro en las dependencias de la Comisión Consultiva Nacional de Convenios Colectivos en Madrid en un encuentro en el que nos ha trasmitido la conveniencia de llevar a cabo un esfuerzo final para intentar evitar el laudo arbitral mediante una solución acordada. 

El Comité ha reiterado al árbitro la necesidad de que el esfuerzo adicional que se pide a la plantilla vaya acompañado de nuevas aportaciones de todas las partes implicadas en la compañía, incluyendo el propietario y el personal fuera de convenio y los directivos. Asimismo, un posible acuerdo, que debería someterse a la consideración de la plantilla, tiene que incluir un mecanismo para evitar despidos forzosos, colectivos o individuales, y que tenga en cuenta los ahorros globales en masa salarial. El Comité tambien ha subrayado ante el árbitro la necesidad de que la empresa abone al 100% la nómina y la paga de junio, y más ante el nuevo recorte unilateral y absolutamente ilegal que ha aplicado la empresa nuevamente en la extra de verano. 

El nuevo intento de negociación se produce después de que la dirección abandonara la mesa abierta en el Departament de Treball y en un contexto en que sigue engordando la nómina de alta dirección con el fichaje de un nuevo alto cargo de publicidad justo cuando se nos exigen nuevos sacrificios a la plantilla. Apelamos nuevamente al buen juicio de la dirección de la empresa, del propietario y de la banca para que este intento de negociación llegue a buen puerto y evite que las empresas del Convenio Colectivo Intercentros de El Periódico vuelvan a una situación de conflictividad como la que se vivió en mayo con tres días de huelga

Fracasan las negociaciones de última hora en El Periódico

Los contactos y negociaciones mantenidos en las últimas dos semanas para intentar llegar a un acuerdo que evitara el arbitraje sobre la rebaja salarial en El Periódico acabaron, el pasado viernes, de forma brusca cuando la empresa decidió abandonar la mesa de negociación. La pasada semana una delegación del Comité Intercentros se reunió con el Consejero Delegado de Grupo Zeta, Agustín Cordón, y con el Director General, Conrado Carnal, en un intento de restablecer las relaciones laborales entre empresa y trabajadores y tratar así de trazar las líneas generales que permitieran llegar a un acuerdo sin esperar el laudo arbitral.

A pesar de las buenas palabras de la reunión y del ofrecimiento por parte de la empresa de intentar desbloquear la situación si se garantizaba el mantenimiento del coste salarial, la representación de la empresa no ha sido capaz de ofrecer una propuesta sólida y con los compromisos mínimos para que la plantilla pudiera plantearse aceptar un nuevo escenario de sacrificios. 

El comité hizo una propuesta que condicionaba el nuevo esfuerzo económico de la plantilla a que hubiera garantías reales de estabilidad en el empleo y que dicho esfuerzo fuera compartido de forma clara tanto por la propiedad como por el personal de fuera de convenio. El comité considera irrenunciable el pago del mes de Junio sin rebaja porque no hay ningún acuerdo que opere sobre este mes y el futuro acuerdo hubiera sido a partir del 1 de Julio.

La empresa pretendía que el comité aceptara un acuerdo sin garantías respecto al personal de fuera de convenio y con un menor esfuerzo por parte del propietario. 

En cuanto al tema más preocupante, la estabilidad laboral, la empresa solo ofrecía mecanismos para suavizar el impacto en caso de despidos colectivos pero no para las extinciones de contratos individuales. Esta negativa da pie a sospechar que la empresa pudiera estar planeando abordar una restructuración con despidos individuales para no sobrepasar el límite legal que le obligaría a presentar el ERE (10% de plantilla cada trimestre). De esta manera la plantilla quedaría desprotegida porque lo pactado nunca llegaría a activarse.Por otro lado se ha intentado cerrar un escenario en que las indemnizaciones, en caso de medidas que afectasen el empleo, quedasen ya fijadas y en ese sentido las posiciones no estaban muy alejadas.

En los próximos días convocaremos una asamblea en la que facilitaremos más detalles de la situación expuesta y comentaremos las novedades que hayan podido acontecer.

Como reflexión, lamentamos que ante la primera situación de proximidad real de un posible preacuerdo que debería ser aprobado o no por la asamblea, la empresa haya decidido abandonar la negociación e impedir así prácticamente cualquier opción a evitar el laudo arbitral que como máximo, deberá resolverse el próximo martes día 20 de junio.

En cualquier caso, el comité sigue en disposición de intentar encontrar una solución pactada antes del martes y, de no encontrarla, confía en la objetividad del árbitro designado para la resolución del expediente de descuelgue.

Los árbitros instan a El Periódico a aclarar la causa de la rebaja salarial

La Comisión Consultiva Nacional de Convenios Colectivos (CCNCC) ha requerido a la dirección de Grupo Zeta El Periódico a que lleven a cabo varias subsanaciones en la petición de arbitraje para la rebaja salarial que quiere aplicar la empresa. Entre esas subsanaciones de los árbitros se encuentra un requerimiento para que la dirección aclare la causa económica argumentada para solicitar que se autorice el incumplimiento de la recuperación del sueldo de 400 empleados del convenio colectivo de El Periódico y sus empresas de servicios de administración, publicidad, informática y logística.

La CCNCC instó a Grupo Zeta y a El Periódico a que lleven a cabo una “aclaración de las causas motivadoras de la discrepancia planteada” ya que, si bien “se desprende que los fundamentos de la medida planteada pudieran ser causas económicas”, solicita más “concreción al respecto” para ver si encajan con los supuestos legales que amparan el descuelgue de un convenio. 

El Comité de Empresa Intercentros de El Periódico ha presentado ante la CCNCC un contrainforme en el que denuncia 10 graves defectos de forma e incumplimientos cometidos por la compañía durante la presentación y tramitación del procedimiento de inaplicación salarial que lo convierten en nulo. Entre ellos se encuentran la falta de representación de algunos trabajadores afectados, la imposición de una rebaja del 16% de forma unilateral, mala fe desde el principio al final en la ocultación de información esencial y la inexistencia de la causa económica alegada según el dictamen de un economista y censor jurado de cuentas.

“Consideramos que no existe la suficiente base que acredite la utilización de la “causa económica” como herramienta que permita activar la decisión de descuelgue de convenio por parte de la empresa y que, la medida propuesta encaminada a reducir un 21% los salarios de los trabajadores sujetos al Convenio, no se ha evaluado con la suficiente rigurosidad, lo cual pone en duda su justificación y proporcionalidad”, concluye el informe del perito entregado a los árbitros. El árbitro designado por la CCNCC tiene de plazo hasta el día 20 como muy tarde para dictar un laudo.

En este contexto, la cúpula de Grupo Zeta ha aceptado, después de nuestras innumerables peticiones en los últimos meses, reunirse con una representación del comité. Antonio Asensio delegó en Agustín Cordón y Conrado Carnal en un encuentro que se produjo, a petición de la dirección, en la sede de su bufete de abogados en la Bonanova. Ambas partes acordamos explorar una vía de acuerdo para el que el comité ha exigido que se pacten las condiciones de una posible reestructuración de la plantilla. 

La dirección de Grupo Zeta rechaza una oferta de un 10% de rebaja

Los representantes de la dirección de El Periódico y de Grupo Zeta rechazaron el martes pasado, en una reunión de mediación en Treball, una oferta formulada por el Comité Intercentros de una rebaja salarial del 10% acompañada de una reducción del tiempo de trabajo. La oferta supone un ahorro directo en masa salarial de alrededor de 1,5 millones de euros anuales, a lo que hay que sumar otros ahorros e ingresos como consecuencia de la extensión de la medida al personal fuera de convenio así como la reducción del alquiler, amortización anticipada del crédito que nos debe Zeta Audiovisual y posibles salidas voluntarias de trabajadores. El importe final de todas esas medidas sobre la masa salarial podría igualar o superar incluso el 16% que exige la empresa. El comité ha planteado la necesidad de llegar a un acuerdo transitorio hasta que concluya la refinanciación con la banca y la venta de Ediciones B con el fin de conocer cómo queda la situación de la empresa a partir de ese momento y de si es posible poner en marcha un plan de bajas incentivadas voluntarias. La dirección de la empresa también ha rechazado este planteamiento y ha reiterado el trágala de un 16% de rebaja para los próximos dos años incluyendo un ERTE como el de 2014-2017.

Tres meses después de que la la compañía anunciara el descuelgue salarial del convenio colectivo, para incumplir el acuerdo de recuperación de los sueldos, la dirección ha entregado hoy las cuentas anuales completas auditadas o provisionales de 2016 tanto de El Periódico SL como del resto de sociedades del perímetro intercentros, una documentación que formaba parte de la veintena de peticiones realizadas por el comité para no actuar en una situación de indefensión y que la empresa consideraba innecesaria. La empresa demuestra de esta manera que sigue obrando de mala fe pues continúa ocultando otra información indispensable que permitiría evaluar la situación real. En la documentación facilitada, los auditores clarifican que las negociaciones con la banca para la refinanciación del Grupo se resolverán favorablemente en breve, desmintiendo así la afirmación del representante de Recursos Humanos que insistió en varias ocasiones que la negociación estaba muy verde y que ni siquiera había habido reuniones de la dirección de Grupo Zeta con la banca. Por todo ello consideramos que ahora es un momento idóneo para que los representantes de la comisión ejecutiva (Agustín Cordón, Conrado Carnal y Antonio Asensio) nos den las explicaciones y detalles de los objetivos y estado de la refinanciación y de la venta de la unidad de libros en una reunión que les solicitamos hace ya un mes y sobre la que aun no han respondido.

Después de intentar aproximar las posiciones tanto en las reuniones en Treball como en el Col·legi d’Advocats de Barcelona, queda el último paso del procedimiento del descuelgue, que consiste en un arbitraje y que se espera que la empresa lo solicite en breve a la Comisión Consultiva de Convenios Colectivos. En previsión de ese movimiento, el comité ha encargado un contrainforme a un perito independiente sobre la supuesta causa económica que motiva el descuelgue de convenio y la proporcionalidad de la medida propuesta por la empresa que tendrán que evaluar los árbitros de la Comisión Consultiva.

El comité reitera su disposición a negociar un acuerdo sobre unas bases razonables que incluya esfuerzos de todas las partes implicadas y que tenga en cuenta cómo quedará el grupo y El Periódico SL después de la refinanciación. Sin embargo, el comité asistido por el mandato de la asamblea, responderá con contundencia a cualquier agresión a la plantilla tal como hemos demostrado con los tres días de huelga, que permitieron la recuperación de la rebaja aplicada 

El 15M de El Periódico

La huelga en El Periódico ha comenzado un 15M, lunes, y es miércoles y aún estamos aquí. Y parece que estaremos hasta el viernes, e igual más allá. Parece inevitable porque la empresa no cede. La gente está enfadada, muy enfadada, y se va calentando.
La protesta es a la vieja usanza, con pancartas y pasquines en la puerta del diario. Y en redes sociales, que también somos digitales. Gente acostumbrada a explicar lo que le pasa a otros. algunos de los mejores periodistas de España, con varios premios detrás, están aquí defendiendo sus derechos y su dignidad como profesionales Porque no entienden, no entendemos por qué nosotros no tenemos derecho a ser remunerados adecuadamente por nuestro trabajo y otros, los jefes, sí.

Quieren convertir a los periodistas en mileuristas, quieren un periodismo barato, de copiar aquí y allá. No entienden o no quieren ver que detrás de una noticia no hay una rueda de prensa o copiar una nota. Hay horas detrás leyendo, documentando, hablando con gente, comprendiendo qué les pasa, llamándoles (a la hora que sea), sin mirar el reloj, echando horas, quitándoselas a la familia y amigos porque ha salido una noticia y hay que salir corriendo, esperando como ahora hacemos en la calle. Como decía Josep Maria Cadena, en peores garitas hemos hecho guardia.


Pues sí, y también en mejores. Esta guardia la hacemos en la puerta de nuestro diario, del producto que hemos defendido siempre, en el que creemos y casi vivimos. En esta acampada nuestra, nos faltan las tiendas de campaña. Porque también tenemos casas que pagamos pero por las que paramos poco. Algún día, cuando nos jubilen.

Se están creando nuevos vínculos. Estar todos en la misma lucha une. Hemos conocido a las parejas de nuestros compañeros, a sus hijos, a todos esos que no vemos nunca. Núria Martorell se ha currado un festival de música con actuaciones de Lágrimas de sangre, Sabor de Gràcia y Rafa Pons que nos alegra las horas que pasamos aquí delante.

El diario en papel no está saliendo desde el martes. Es una amarga victoria.