El árbitro insta a negociar un acuerdo que evite el laudo en El Periódico

El árbitro designado para llevar a cabo el laudo sobre la petición de rebaja salarial que ha hecho la dirección de Grupo Zeta y El Periódico ha emplazado a la empresa y al comité a negociar un acuerdo. Para ello, el árbitro, el profesor de la Universidad Rey Juan Carlos I Rodrigo Martín, ha abierto un plazo para establecer contactos con las dos partes e intentar aproximar posiciones que finalizará el próximo día 7 de julio, en lugar de la fecha inicial del 20 de junio. 

Una delegación del Comité Intercentros se ha reunido ya con el árbitro en las dependencias de la Comisión Consultiva Nacional de Convenios Colectivos en Madrid en un encuentro en el que nos ha trasmitido la conveniencia de llevar a cabo un esfuerzo final para intentar evitar el laudo arbitral mediante una solución acordada. 

El Comité ha reiterado al árbitro la necesidad de que el esfuerzo adicional que se pide a la plantilla vaya acompañado de nuevas aportaciones de todas las partes implicadas en la compañía, incluyendo el propietario y el personal fuera de convenio y los directivos. Asimismo, un posible acuerdo, que debería someterse a la consideración de la plantilla, tiene que incluir un mecanismo para evitar despidos forzosos, colectivos o individuales, y que tenga en cuenta los ahorros globales en masa salarial. El Comité tambien ha subrayado ante el árbitro la necesidad de que la empresa abone al 100% la nómina y la paga de junio, y más ante el nuevo recorte unilateral y absolutamente ilegal que ha aplicado la empresa nuevamente en la extra de verano. 

El nuevo intento de negociación se produce después de que la dirección abandonara la mesa abierta en el Departament de Treball y en un contexto en que sigue engordando la nómina de alta dirección con el fichaje de un nuevo alto cargo de publicidad justo cuando se nos exigen nuevos sacrificios a la plantilla. Apelamos nuevamente al buen juicio de la dirección de la empresa, del propietario y de la banca para que este intento de negociación llegue a buen puerto y evite que las empresas del Convenio Colectivo Intercentros de El Periódico vuelvan a una situación de conflictividad como la que se vivió en mayo con tres días de huelga

Fracasan las negociaciones de última hora en El Periódico

Los contactos y negociaciones mantenidos en las últimas dos semanas para intentar llegar a un acuerdo que evitara el arbitraje sobre la rebaja salarial en El Periódico acabaron, el pasado viernes, de forma brusca cuando la empresa decidió abandonar la mesa de negociación. La pasada semana una delegación del Comité Intercentros se reunió con el Consejero Delegado de Grupo Zeta, Agustín Cordón, y con el Director General, Conrado Carnal, en un intento de restablecer las relaciones laborales entre empresa y trabajadores y tratar así de trazar las líneas generales que permitieran llegar a un acuerdo sin esperar el laudo arbitral.

A pesar de las buenas palabras de la reunión y del ofrecimiento por parte de la empresa de intentar desbloquear la situación si se garantizaba el mantenimiento del coste salarial, la representación de la empresa no ha sido capaz de ofrecer una propuesta sólida y con los compromisos mínimos para que la plantilla pudiera plantearse aceptar un nuevo escenario de sacrificios. 

El comité hizo una propuesta que condicionaba el nuevo esfuerzo económico de la plantilla a que hubiera garantías reales de estabilidad en el empleo y que dicho esfuerzo fuera compartido de forma clara tanto por la propiedad como por el personal de fuera de convenio. El comité considera irrenunciable el pago del mes de Junio sin rebaja porque no hay ningún acuerdo que opere sobre este mes y el futuro acuerdo hubiera sido a partir del 1 de Julio.

La empresa pretendía que el comité aceptara un acuerdo sin garantías respecto al personal de fuera de convenio y con un menor esfuerzo por parte del propietario. 

En cuanto al tema más preocupante, la estabilidad laboral, la empresa solo ofrecía mecanismos para suavizar el impacto en caso de despidos colectivos pero no para las extinciones de contratos individuales. Esta negativa da pie a sospechar que la empresa pudiera estar planeando abordar una restructuración con despidos individuales para no sobrepasar el límite legal que le obligaría a presentar el ERE (10% de plantilla cada trimestre). De esta manera la plantilla quedaría desprotegida porque lo pactado nunca llegaría a activarse.Por otro lado se ha intentado cerrar un escenario en que las indemnizaciones, en caso de medidas que afectasen el empleo, quedasen ya fijadas y en ese sentido las posiciones no estaban muy alejadas.

En los próximos días convocaremos una asamblea en la que facilitaremos más detalles de la situación expuesta y comentaremos las novedades que hayan podido acontecer.

Como reflexión, lamentamos que ante la primera situación de proximidad real de un posible preacuerdo que debería ser aprobado o no por la asamblea, la empresa haya decidido abandonar la negociación e impedir así prácticamente cualquier opción a evitar el laudo arbitral que como máximo, deberá resolverse el próximo martes día 20 de junio.

En cualquier caso, el comité sigue en disposición de intentar encontrar una solución pactada antes del martes y, de no encontrarla, confía en la objetividad del árbitro designado para la resolución del expediente de descuelgue.