Directivos kamikazes de Grupo Zeta y El Periódico 

La dirección de Grupo Zeta ha puesto en marcha una misión kamikaze contra la plantilla de El Periódico y sus empresas de servicios. Después de los dos varapalos sufridos el viernes pasado con el rechazo de los trabajadores a su última propuesta y la retirada del procedimiento de descuelgue antes de recibir un laudo denegatorio por parte del árbitro, el director de recursos humanos y su abogada se presentaron a una nueva reunión con el Comité Intercentros con las manos vacías y la pretensión de cerrar un acuerdo inmediato. 

En lugar de asumir el veredicto de la plantilla expresado en votación secreta y aportar una propuesta que fuera más allá de la rechazada, la dirección del grupo mantuvo su última propuesta (que se adjunta) con los retoques estéticos de subir el tope de indemnización en un mes y medio y unas supuestas garantías de congelación salarial para los directivos excluyendo a la alta dirección. El comité ya advirtió a la empresa el pasado viernes y lo reiteró en la reunión del martes que esa propuesta es absolutamente insuficiente en el escenario abierto después de la votación y de la retirada del descuelgue y que si pretende que se someta a una nueva consulta de la plantilla actúan como un kamikaze poco antes de estrellarse. 

La misma dirección de Grupo Zeta que ha provocado el mayor conflicto laboral en la historia de la compañía y de la prensa española al solicitar el descuelgue salarial y aplicar una rebaja ilegal que mantiene a día de hoy intenta ahora amenazar y sembrar el miedo entre la plantilla con burdas maniobras en las que difunden por varios medios falsedades para intentar ocultar su irresponsabilidad. Con esos intentos de intimidación demuestran nuevamente la desconexión de la dirección del grupo y de El Periódico con la plantilla, que ha mostrado ya con la huelga y la votación su respuesta valiente al desprecio recibido. 

El mensaje de los empleados a sus directivos está claro: la empresa tiene que cumplir los acuerdos y la legalidad y tiene que mejorar su propuesta para que sea aceptada. Ésa es la única vía para salir del bloqueo en el que nos ha metido la alta dirección con una estrategia de confrontación que ha fracasado. El comité reitera su disposición a negociar un nuevo acuerdo con esfuerzos razonables y compartidos que permita abrir un horizonte de estabilidad y paz laboral. 

Anuncios

Grupo Zeta sigue bloqueando la negociación con el árbitro en El Periódico

La dirección de Grupo Zeta sigue bloqueando los avances en el intento de negociación pevia al laudo arbitral. En una reunión que tuvo lugar el martes 27 de junio, la empresa siguió negándose a devolver las rebajas salariales aplicadas de forma ilegal en junio y a dar garantías de que los directivos y Antonio Asensio también arrimarán el hombro para contribuir a la viabilidad de El Periódico de Catalunya
Al mismo tiempo, la dirección del grupo sigue poniendo pegas para asumir mecanismos que eviten reducciones de plantilla salvajes y para que el posible ahorro en masa salarial repercuta en las condiciones de la plantilla mediante un mecanismo de revisión. 

El comité dejó claro a la empresa y al árbitro que no puede renunciar a las peticiones de reparto de esfuerzos entre todos y de mecanismos para defender los puestos de trabajo e intentar suavizar los sacrificios de la plantilla. El comité no puede ceder más en un proceso en el que ha demostrado su responsabilidad, y más después de conocer que el árbitro designado en el descuelgue del diario Sport ha reducido la rebaja salarial del 21% al 8%.

A la vista del bloqueo de la dirección, el árbitro de El Periódico anunció que hará una propuesta de preacuerdo en los próximos días con el fin de evitar el laudo. El comité analizará si esa propuesta cumple con los requisitos imprescindibles antes de trasladarla a la asamblea. En caso contrario, el laudo será inevitable y puede abrir un nuevo escenario en el que sea necesario reactivar las movilizaciones de todo tipo para defender nuestros empleos y nuestras condiciones laborales.

El árbitro insta a negociar un acuerdo que evite el laudo en El Periódico

El árbitro designado para llevar a cabo el laudo sobre la petición de rebaja salarial que ha hecho la dirección de Grupo Zeta y El Periódico ha emplazado a la empresa y al comité a negociar un acuerdo. Para ello, el árbitro, el profesor de la Universidad Rey Juan Carlos I Rodrigo Martín, ha abierto un plazo para establecer contactos con las dos partes e intentar aproximar posiciones que finalizará el próximo día 7 de julio, en lugar de la fecha inicial del 20 de junio. 

Una delegación del Comité Intercentros se ha reunido ya con el árbitro en las dependencias de la Comisión Consultiva Nacional de Convenios Colectivos en Madrid en un encuentro en el que nos ha trasmitido la conveniencia de llevar a cabo un esfuerzo final para intentar evitar el laudo arbitral mediante una solución acordada. 

El Comité ha reiterado al árbitro la necesidad de que el esfuerzo adicional que se pide a la plantilla vaya acompañado de nuevas aportaciones de todas las partes implicadas en la compañía, incluyendo el propietario y el personal fuera de convenio y los directivos. Asimismo, un posible acuerdo, que debería someterse a la consideración de la plantilla, tiene que incluir un mecanismo para evitar despidos forzosos, colectivos o individuales, y que tenga en cuenta los ahorros globales en masa salarial. El Comité tambien ha subrayado ante el árbitro la necesidad de que la empresa abone al 100% la nómina y la paga de junio, y más ante el nuevo recorte unilateral y absolutamente ilegal que ha aplicado la empresa nuevamente en la extra de verano. 

El nuevo intento de negociación se produce después de que la dirección abandonara la mesa abierta en el Departament de Treball y en un contexto en que sigue engordando la nómina de alta dirección con el fichaje de un nuevo alto cargo de publicidad justo cuando se nos exigen nuevos sacrificios a la plantilla. Apelamos nuevamente al buen juicio de la dirección de la empresa, del propietario y de la banca para que este intento de negociación llegue a buen puerto y evite que las empresas del Convenio Colectivo Intercentros de El Periódico vuelvan a una situación de conflictividad como la que se vivió en mayo con tres días de huelga