La plantilla de El Periódico se disfraza de los directivos que optan al Chorizo del Año

La plantilla de El Periódico de Catalunya ha vuelto a salir hoy a la calle para expresar su rechazo frontal al ERE anunciado por la dirección de Grupo Zeta. Los trabajadores han participado en una asamblea reivindicativa frente a la sede del diario en Barcelona en la que se ha presentado una nueva convocatoria del Premio Chorizo del Año edición ERE 2018. Coincidiendo con el inicio del Carnaval, la plantilla de El Periódico ha saludado a los nominados para los galardones ataviados con caretas con sus rostros.

Entre los candidatos se encuentra la cúpula de Grupo Zeta, formada por el presidente, Antonio Asensio Mosbah, el consejero delegado, Agustín Cordón, y el director general, Conrado Carnal. En la anterior edición, la votación popular decidió que el ganador fuera Asensio seguido por Carnal y Cordón.

Después de la primera edición del premio Chorizo del Año entregado con motivo de una rebaja salarial aplicada de forma unilateral en 2017, se abre la votación popular de los candidatos a ganar la nueva edición ERE 2018. Los primeros votos han sido

7D5EAAE2-4B56-4C23-B98B-0B9FFDDEC273Esta vez, los casi 400 trabajadores amenazados por un ERE sobre el 45% de la plantilla y los votantes al margen de empresa tendrán que decidir quién es el directivo que tiene un papel más importante en un recorte salvaje que dará un golpe irreversible a un diario fundado hace 40 años. La votación se mantendrá abierta a través de la cuenta de Twitter @ComitePeriodico.

Anuncios

El ERE, el único plan de negocio de Grupo Zeta en El Periódico

El Comité Intercentros de El Periódico ha mantenido este lunes una reunión con el consejero delegado, Agustín Cordón, y el director general de Grupo Zeta, Conrado Carnal, a petición nuestra. El motivo de la convocatoria era la información pendiente por parte de la dirección sobre la refinanciación de la deuda, siete meses después de la firma de un acuerdo con la banca. En el encuentro hemos constatado la falta de un plan de negocio sólido para El Periódico y Grupo Zeta más allá de un nuevo recorte de costes laborales a través del ERE para el 45% de la plantilla.

La siguiente reunión prevista con la dirección de la empresa tendrá lugar el próximo jueves. Para explicar las últimas novedades del proceso convocamos a la plantilla a una asamblea el jueves día 8 de febrero a las 16.00h en la redacción del diario.

El Periódico incumple el último acuerdo y ofrece el mínimo de 20 días

img_0463-4La dirección de Grupo Zeta ha enseñado hoy su verdadera cara al ofrecer como incentivo para las bajas voluntarias en El Periódico la indemnización mínima legal prevista para despidos de 20 días de sueldo por año de servicio con un tope de 12 mensualidades. Detrás de su oferta de negociar alternativas al despido del 45% de la plantilla se encontraba una nueva trampa que consiste en incumplir el último acuerdo firmado en julio de 2017, que establece una indemnización de 26 días de sueldo con un màximo de 16 meses más 3.000 euros.

Este incumplimiento vergonzoso y con total desfachatez demuestra la nula voluntad de llegar a un acuerdo o de suavizar un ERE salvaje por parte de Grupo Zeta y de la dirección de El Periódico, que mantienen su objetivo de echar a casi la mitad de la plantilla a pesar de que en los últimos meses ya han dejado la compañía una decena de personas. El comité ha reclamado a la dirección que, en primer lugar, demuestre cómo prevé mantener las ediciones de papel y digital del diario con un recorte de plantilla que supone un golpe irreversible. Al mismo tiempo, hemos instado a Grupo Zeta a demostrar con hechos su voluntad de negociaciar de buena fe y que haga una oferta económica con cara y ojos, incluso por encima de la indemnización fijada en julio pasado, con el fin de que haya el máximo número posible de voluntarios.

Asimismo, el comité ha reclamado a la empresa que dé información detallada incluyendo las cuentas completas de 2017 y hemos advertido a la dirección del agravamiento de las caídas de ventas, publicidad y suscriptores en los últimos meses coincidiendo con el conflicto político en Catalunya. En este sentido, hemos criticado la decisión de prescindir del dibujante Miquel Ferreres ya que puede generar todavía más rechazo entre los lectores.

El comité mantiene su estrategia de combatir el ERE anunciado con acciones legales y en la calle de las que os informaremos con más detalle en los próximos días, después de un encuentro con el consejero delegado y el director general programado para el lunes 5 de febrero.

El saqueo de Grupo Zeta a los trabajadores de El Periódico

IMG_mgbpj3El anuncio de un ERE para despedir el 45% de los trabajadores de El Periódico es únicamente el último capítulo de un saqueo de Grupo Zeta a su plantilla que comenzó hace 10 años. Los sacrificios constantes y en aumento de los empleados contrastan con la situación de la alta dirección, que ha ido engordando su estructura ha incumplido de forma sistemática los acuerdos alcanzados.

El saqueo a los trabajadores de El Periódico y Grupo Zeta se inició en 2008 con la presentación de un ERE que acabó con el despido de 600 empleados en el conjunto de empesas, que entonces sumaban más de 2.000 trabajadore y que se ha ido reduciendo hasta unos 1.200.

Desde 2008 y hasta 2011 los trabajadores de la redacción y las empresas de servicios de El Periódico vieron como sus sueldos iban perdiendo poder adquisitivo debido a que los salarios quedaron congelados.

En 2012 se puso en marcha la primera rebaja de sueldos con una media del 8% escalonado en función de los ingresos de cada empleado.

La paz laboral duró poco ya que la direcciòn de Grupo Zeta incumplió el acuerdo antes de que finalizara y presentó en 2014 un procedimiento de modificación sustancial de condiciones laborales (artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores) para rebajar los sueldos más de un 30%. Finalmente, la rebaja quedó en una media de un 16% acumulado con el primer y el segundo recorte incluyendo un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para reducir la jornada.

El incumplimiento de una de las cláusulas pactadas en 2014 relativa a la rebaja de los sueldos del personal fuera de convenio motivó una denuncia en la Audiencia Nacional contra la dirección, que admitió que se bajó las retribuciones menos que el resto de plantilla. A pesar de ello, la de uncia fue desestimada por defectos de forma que llevaron al tribunal a no entrar en el fondo del asunto.

El siguiente incumplimiento se produjo al finalizar los acuerdos de rebaja en abril de 2017, cuando la empresa tenía que eliminar las rebajas y restituir los salarios de 2011 sin recortes. En lugar de eso, la dirección de Grupo Zeta siguió aplicando de forma unilateral la rebaja salarial, lo que fue el detonante de una huelga que impidió que el El Periódico se publicara durante tres días. La empresa presentó un descuelgue de convenio (artículo 85 del Estatuto de los Trabajadores) que finalmente retiró en el último minuto ante la persepctiva de un laudo en contra de sus pretensiones.

El último incumplimiento se ha producido al anunciar un ERE del 45% tan solo seis meses después de cerrar un acuerdo con una rebaja salarial decreciente hasta 2020.

 

 

 

 

 

Grupo Zeta oculta información sobre el ERE en El Periódico

El Comité Intercentros de El Periódico se reunió el jueves 25 de enero con la representación de la empresa para recabar información sobre el salvaje proceso de reestructuración anunciado la semana pasada. Después de los requerimientos de información por parte del comité, la dirección se ha presentado a la reunión sin esa información y manteniendo su intención de presentar un ERE para reducir un 45% la masa salarial.

La dirección solo ofrece promesas de información y de una reunión con la cúpula del Grupo que en estos momentos es imprescindible. Entre otras informaciones, la dirección todavía no ha explicado al comité el acuerdo con la banca para refinanciar la deuda firmado el verano pasado.

A pesar de mantener sus planes, la empresa no aclara cómo piensa sacar adelante la publicación de El Periódico en sus formatos de papel y digital prescindiendo de casi la mitad de los trabajadores. El comité ha instado a la dirección a explicar sus planes de negocio en que basa el supuesto “cambio organizativo” anunciado, que pueden causar un impacto irreparable en El Periódico y en la actividad de todas las empresas que forman parte del Convenio Intercentros.

Los contactos con la empresa seguirán la semana próxima en una fecha por determinar debido a los problemas de agenda de la dirección derivador del ERE para cerrar Tiempo e Interviú.

La plantilla de El Periódico inicia la batalla contra el ERE en la calle y los tribunales

La plantilla de El Periódico de Catalunya ha respondido al anuncio de un ERE por parte de la dirección de Grupo Zeta con el primer paso en la batalla contra una medida salvaje. Los casi 400 trabajadores de redacción, administración, sistemas, publicidad y logística del diario han participado en una asamblea conjunta de los centros de Barcelona y de Madrid vía Skype y una concentración frente a la sede de El Periódico en protesta por la intención del grupo de recortar un 45% la plantilla.

El Comité de Empresa Intercentros de las empresas del convenio colectivo de El Periódico ha expuesto a los empleados la estrategia para plantar cara a la mayor agresión laboral contra la plantilla del diario en sus 40 años de historia. En la batalla contra el ERE utilizararemos todas las armas disponibles en el terreno legal y judicial para defender nuestros empleos y nuestros derechos frente a la cúpula del grupo encabezada por Antonio Asensio Mosbah así como una presión y movilización continuas durante el periodo de negociación del ERE e incluso con posterioridad.

El comité ha planteado a los trabajadores que si la dirección de la empresa no rectifica sus planes de asestar un golpe irreparable al diario habrá que buscar las fechas adecuadas para llevar a cabo una huelga histórica como la que paralizó El Periódico durante tres días en mayo de 2017.

Directivos kamikazes de Grupo Zeta y El Periódico 

La dirección de Grupo Zeta ha puesto en marcha una misión kamikaze contra la plantilla de El Periódico y sus empresas de servicios. Después de los dos varapalos sufridos el viernes pasado con el rechazo de los trabajadores a su última propuesta y la retirada del procedimiento de descuelgue antes de recibir un laudo denegatorio por parte del árbitro, el director de recursos humanos y su abogada se presentaron a una nueva reunión con el Comité Intercentros con las manos vacías y la pretensión de cerrar un acuerdo inmediato. 

En lugar de asumir el veredicto de la plantilla expresado en votación secreta y aportar una propuesta que fuera más allá de la rechazada, la dirección del grupo mantuvo su última propuesta (que se adjunta) con los retoques estéticos de subir el tope de indemnización en un mes y medio y unas supuestas garantías de congelación salarial para los directivos excluyendo a la alta dirección. El comité ya advirtió a la empresa el pasado viernes y lo reiteró en la reunión del martes que esa propuesta es absolutamente insuficiente en el escenario abierto después de la votación y de la retirada del descuelgue y que si pretende que se someta a una nueva consulta de la plantilla actúan como un kamikaze poco antes de estrellarse. 

La misma dirección de Grupo Zeta que ha provocado el mayor conflicto laboral en la historia de la compañía y de la prensa española al solicitar el descuelgue salarial y aplicar una rebaja ilegal que mantiene a día de hoy intenta ahora amenazar y sembrar el miedo entre la plantilla con burdas maniobras en las que difunden por varios medios falsedades para intentar ocultar su irresponsabilidad. Con esos intentos de intimidación demuestran nuevamente la desconexión de la dirección del grupo y de El Periódico con la plantilla, que ha mostrado ya con la huelga y la votación su respuesta valiente al desprecio recibido. 

El mensaje de los empleados a sus directivos está claro: la empresa tiene que cumplir los acuerdos y la legalidad y tiene que mejorar su propuesta para que sea aceptada. Ésa es la única vía para salir del bloqueo en el que nos ha metido la alta dirección con una estrategia de confrontación que ha fracasado. El comité reitera su disposición a negociar un nuevo acuerdo con esfuerzos razonables y compartidos que permita abrir un horizonte de estabilidad y paz laboral.