Directivos kamikazes de Grupo Zeta y El Periódico 

La dirección de Grupo Zeta ha puesto en marcha una misión kamikaze contra la plantilla de El Periódico y sus empresas de servicios. Después de los dos varapalos sufridos el viernes pasado con el rechazo de los trabajadores a su última propuesta y la retirada del procedimiento de descuelgue antes de recibir un laudo denegatorio por parte del árbitro, el director de recursos humanos y su abogada se presentaron a una nueva reunión con el Comité Intercentros con las manos vacías y la pretensión de cerrar un acuerdo inmediato. 

En lugar de asumir el veredicto de la plantilla expresado en votación secreta y aportar una propuesta que fuera más allá de la rechazada, la dirección del grupo mantuvo su última propuesta (que se adjunta) con los retoques estéticos de subir el tope de indemnización en un mes y medio y unas supuestas garantías de congelación salarial para los directivos excluyendo a la alta dirección. El comité ya advirtió a la empresa el pasado viernes y lo reiteró en la reunión del martes que esa propuesta es absolutamente insuficiente en el escenario abierto después de la votación y de la retirada del descuelgue y que si pretende que se someta a una nueva consulta de la plantilla actúan como un kamikaze poco antes de estrellarse. 

La misma dirección de Grupo Zeta que ha provocado el mayor conflicto laboral en la historia de la compañía y de la prensa española al solicitar el descuelgue salarial y aplicar una rebaja ilegal que mantiene a día de hoy intenta ahora amenazar y sembrar el miedo entre la plantilla con burdas maniobras en las que difunden por varios medios falsedades para intentar ocultar su irresponsabilidad. Con esos intentos de intimidación demuestran nuevamente la desconexión de la dirección del grupo y de El Periódico con la plantilla, que ha mostrado ya con la huelga y la votación su respuesta valiente al desprecio recibido. 

El mensaje de los empleados a sus directivos está claro: la empresa tiene que cumplir los acuerdos y la legalidad y tiene que mejorar su propuesta para que sea aceptada. Ésa es la única vía para salir del bloqueo en el que nos ha metido la alta dirección con una estrategia de confrontación que ha fracasado. El comité reitera su disposición a negociar un nuevo acuerdo con esfuerzos razonables y compartidos que permita abrir un horizonte de estabilidad y paz laboral. 

Anuncios

​Carta de la plantilla de El Periódico a la banca y las instituciones

Como representantes de los 400 trabajadores de El Periódico de Catalunya y sus empresas de servicios de administración, informática, publicidad y logística queremos informarle de la situación por la que atraviesa la empresa. Como probablemente sabrá, estamos sufriendo recortes laborales traumáticos desde 2008 en forma de congelación salarial, un ERE con más de 500 afectados en 2009 y rebajas salariales en 2012 y 2014. Ahora, la dirección de Grupo Zeta nos ha comunicado su intención de incumplir el último acuerdo de recuperación de sueldos que se había pactado a partir de abril y, en su lugar, aplicarnos una rebaja de un 21%. Y ello a pesar de que el diario logró un EBITDA de 5,3 millones en 2016, lo que supone una rentabilidad superior al 9% sobre los ingresos. 

Los comités de empresa de las compañías afectadas, agrupados como Comité Intercentros de El Periódico, hemos advertido a la dirección de las graves consecuencias que tendrá para la compañía saltarse este acuerdo e imponer un nuevo recorte de forma unilateral. Tenemos la solvencia y la credibilidad de haber solventado situaciones delicadas anteriores con acuerdos firmados con el fin de contribuir a la viabilidad de la empresa y al mantenimiento de los puestos de trabajo. Sin embargo, los directivos de Grupo Zeta han ido incumpliendo de forma sistemática todos los acuerdos firmados. 

Hemos tenido conocimiento de las negociaciones en marcha entre Grupo Zeta y los bancos acreedores con el fin de refinanciar la deuda pendiente y conceder fondos adicionales para llevar a cabo medidas, incluidas las laborales, en línea con las recomendaciones del plan de viabilidad elaborado por Deloitte. El Comité Intercentros ha denunciado la mala fe de la dirección de Grupo Zeta al ocultar información que afecta directamente a la plantilla, como el plan de negocio sobre el que se basará la decisión de la refinanciación. La transparencia, la buena fe de la dirección y el reparto de los esfuerzos entre todas las partes afectadas son condiciones imprescindibles para que el Comité negocie un acuerdo en las actuales circunstancias. 

En ese contexto, no podemos entender que se nos exija una rebaja de sueldos del 21% mientras el colectivo de directivos sigue engordando sin cesar en los últimos años recolocando a ejecutivos desplazados con aumentos retributivos en varios casos y se va laminando el resto de plantilla. Tampoco podemos entender que se nos quieran imponer más sacrificios cuando la dirección de Grupo Zeta ha reconocido que la familia propietaria del grupo nos ha doblado el alquiler que nos cobra este año recuperando (ellos sí) los precios por encima del mercado que nos aplicaban antes del acuerdo de 2014. Son algunos ejemplos de las incoherencias y las situaciones a todas luces inasumibles por la plantilla y por cualquier empresa mínimamente seria.     

Por todo ello, apelamos a usted para que interceda, en la medida de lo posible, para ayudarnos a desbloquear esta situación que pasa por la consecución del clima imprescindible de transparencia, buena fe y contribución entre todos para ayudar a la viabilidad de El Periódico de Catalunya y de Grupo Zeta.