Asensio y la dirección hacen oídos sordos

Como continuación del escrito remitido al presidente de Grupo Zeta, el consejo de administración y la dirección la semana pasada, ampliamos nuestros planteamientos con algunas líneas de actuación con el fin de concretar el marco adecuado para afrontar la problemática de Grupo Zeta. Ante la desalentadora y frustrante respuesta recibida a través del director general, reiteramos que el mandato recibido por parte de la plantilla consiste en que la salvación de la compañía ha de ser una tarea Entre Todos.

1. Renegociación con bancos y Hacienda. La plantilla entiende que no se puede cerrar la puerta a renegociar las condiciones de la carga financiera que lamina el fruto de nuestros esfuerzos diarios. Si después de unos meses de haber modificado el importe de los vencimientos del crédito y de las actas fiscales la dirección argumenta que no es posible afrontarlos con garantías es una clara señal de que no ha sido una renegociación realista. De la misma manera que la empresa quiere reabrir el acuerdo vigente con su plantilla, es necesario buscar soluciones provisionales, como vencimientos de importes escalonados hasta que la crisis vaya remitiendo, con bancos y Hacienda para evitar que sus exigencias pongan en peligro la viabilidad del grupo.

2. Aportación de la propiedad. Los trabajadores de El Periódico, Sport y revistas lamentamos la constatación de que, nuevamente, el propietario de Grupo Zeta desoye la petición de sus empleados de colaborar codo con codo para salvar la compañía que creó su padre hace más de 35 años, una efeméride que acabamos de celebrar. Las medidas de ahorro necesarias en estos momentos son incompatibles con el mantenimiento de alquileres fuera de mercado por inmuebles que hasta hace poco pertenecían a Grupo Zeta y con la persistencia de deudas de sociedades de la familia Asensio con nuestra compañía. Si nuestras cabeceras periodísticas tienen futuro, es necesario un gesto de Antonio Asensio Mosbah para demostrarlo y, al mismo tiempo, aliviar la carga financiera. Tal como hemos explicado a la representación empresarial, entre las vías posibles se encuentran una ampliación de capital, un recorte drástico o condonación de los alquileres y saldar total o parcialmente la deuda pendiente de Zeta Audiovisual al inicio de 2014.

3. Esfuerzo adicional del personal fuera de convenio. La afirmación del director general de que los directivos ya han puesto de su parte con un recorte de sus sueldos desde 2011 junto con la maniobra torticera del director de El Periódico de sacar del convenio a varios redactores jefe con la promesa de salvarlos de la rebaja es una bofetada en la cara de su plantilla. Primero porque el supuesto descenso de las retribuciones no se puede constatar documentalmente debido a la falta de transparencia de la dirección. Segundo porque no es admisible por los trabajadores, que desde 2008 hemos perdido alrededor de un 20% de nuestro poder adquisitivo, exigirles un recorte salarial superior al 30% y cerrar la puerta a nuevas contribuciones del personal fuera de convenio. Más teniendo en cuenta que en el caso de las actas fiscales, la plantilla no entiende que se le pase la factura por unos impuestos no abonados hace más de 20 años que permitieron a los accionistas de Grupo Zeta obtener beneficios más cuantiosos.

4. Aportación de la plantilla. Las empresas afectadas por los recortes planteados por la dirección tenemos acuerdos en vigor con rebajas hasta final de 2014. En 2012 aceptamos el importante sacrificio con muchas dudas pero con la esperanza de que contribuiríamos a mejorar la situación del grupo y de que la dirección estaría a la altura en la búsqueda de soluciones para frenar la caída de los ingresos. Pero no ha sido así y la gestión se ha caracterizado por una visión cortoplacista que ha hecho oídos sordos a las ideas sugeridas por la plantilla. Teniendo en cuenta estos antecedentes y que la dirección admite sin ambages que carece de un plan de negocio, los trabajadores exigimos ahora una mejora en profundidad de la gestión, además del reparto Entre Todos del esfuerzo, como condiciones sine qua non para que las asambleas valoren una profundización de nuestra aportación.

5. Plan de ahorro. Del análisis preliminar de los datos aportados por la dirección se deduce un claro potencial de ahorro en partidas como servicios exteriores, colaboraciones de redacción y gastos de producción.

Entendemos que con las medidas apuntadas anteriormente las necesidades de financiación quedarían en buena parte cubiertas. No obstante, y a pesar de que la empresa ha citado a los comités el viernes día 20 para anunciar nuevas medidas de presión, reiteramos nuestro ofrecimiento de someter a las asambleas la búsqueda de soluciones siempre y cuando no se recurra únicamente a una rebajas salariales o despidos que ponen en peligro las economías familiares de la plantilla afectada y no son garantía de viabilidad. La plantilla analizará la situación en las asambleas convocadas el viernes por la tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s